• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Una finca ubicada en el municipio de Rosita, Caribe Norte de Nicaragua, está tratando de repuntar las exportaciones de cacao a un corto plazo, además se ha convertido en una de las principales fuentes de empleo para los habitantes de la zona, quienes se dedican al cultivo de cacao y café robusta.

John Warrington, propietario de Cacao Oro, expresó que desde 2014 inició las plantaciones de este grano.

Actualmente posee 2,500 manzanas con plantaciones de cacao y obtendrá sus primeras cosechas esta temporada. Pero a un plazo de cinco años exportará hasta 5,000 toneladas anuales, lo que permitirá un incremento sustancial en las exportaciones de este producto.

“Lo más importante de nuestro proyecto, además de ser una fuente de empleo en la región, es que en un futuro la finca será un ancla para la distribución de cacao y también café robusta para toda la zona de Rosita y el Caribe Norte, para los pequeños finqueros, para que ellos tengan una fuente de ingresos,” señaló Warrington.

En la finca Cacao Oro laboran unos 700 habitantes de Rosita y las zonas cercanas. De acuerdo con datos del Centro de Trámites de las exportaciones (Cetrex), en 2016 se exportaron 3,159.19 toneladas de cacao, lo que generó ingresos por US$5.47 millones.

Mario Arana, gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) expresó que “estamos trabajando con Warrington y todos los miembros de APEN, la marca de cacao de Nicaragua. Este es un esfuerzo que estamos realizando como sector privado para ver de qué manera podemos posicionar el cacao que se está produciendo en el país”.

Añadió que el trabajo que se está realizando con Cacao Oro es una de las nuevas experiencias que se están viendo en el sector y además eso vendría a dar un salto muy importante en las exportaciones de cacao.

De acuerdo con Warrington la primera etapa de trabajo consiste en la exportación de granos secos y fermentados, pero en un futuro contemplan la posibilidad de producir chocolate o licor de cacao.

En tanto, Ulises Reyes, vicepresidente de la Cámara Nicaragüense de Cacaoteros y presidente de la cooperativa La Campesina, que aglutina a casi 490 productores ubicados en el norte del país (Matiguás, Río Blanco y Paiwas) comentó cómo han sido los procesos para lograr exportar el cacao que producen en sus fincas gracias al acompañamiento de APEN.

Facilitación

“Iniciamos con el fortalecimiento de la organización, en este caso APEN como facilitador de herramientas para una mejor funcionalidad de las organizaciones de los productores ha sido un pilar fundamental porque como productores podemos producir, pero no podemos exportar”, dijo Reyes.

Pero a través de APEN, que ha permitido que La Campesina participe en ferias internacionales, se logró acceder a otro tipo de mercados. Y según Reyes alcanzaron un incremento de hasta el 30% en el valor de su producto, comparado con el pago que reciben en el país y la región.

“En 2016 alcanzamos exportar 32 toneladas a Holanda, Francia y Honduras. Este año estamos nominados al premio de exportación, por haber alcanzado estos primeros niveles, que aunque son pequeños, generan más ingresos al país y además dinamizamos la economía de nuestras familias productoras de cacao” resaltó Reyes.

Añadió que ha resultado difícil cumplir con los requisitos para las exportaciones a mercados internacionales, pero gracias al acompañamiento de APEN lo han conseguido.

Además, ya están trabajando en la producción de chocolate, lo que significaría otro incremento en sus ingresos de un 30% más, de acuerdo con estimaciones de Reyes y Arana.

“Estamos en una zona netamente ganadera, pero los productores están viendo una oportunidad también en el cacao para mejorar sus ingresos. La tendencia de crecimiento es bastante fuerte”, afirmó Reyes.