•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua, del total de la producción cafetalera se estima que un 85% es de especialidad, según consideraciones de Carlos Alberto Bendaña, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), dado el incremento de participantes en la Taza de la Excelencia, que inició su proceso para escoger los mejores cafés del país este lunes en Nueva Segovia.

Según Bendaña, se considera café de especialidad aquellos granos que en la escala de SCAA (Specialty Coffee Association of America) sobrepasan los ochenta puntos “y bajo este principio el 85% de la producción nicaragüense anda entre los 81, 82 y hasta más, lo que indica que el número de productores que existen en Nicaragua con café de especialidad es bastante grande, esto partiendo de los estudios que se han hecho”.

Sin embargo, el presidente de ACEN lamenta que muchísimos productores no vendan su producción como café de especialidad, “quizá porque nos falta a los productores mayor promoción de nuestro café, mayor conocimiento del mismo, así como aplicar más tecnologías verdes para aumentar su producción y calidad”, refirió Bendaña durante el Congreso Nacional de Cafetaleros RAMAC 2017, llevado a cabo el 24 y 25 de marzo en Montelimar.

MEJORAR PRODUCTIVIDAD

Durante el Congreso, varios expertos internacionales compartieron con más de 160 productores del país nuevos procedimientos que permiten un mayor incremento en la producción a través de la transferencia tecnológica. “El Congreso viene a ayudarnos, a tecnificarnos y darnos mayor conocimiento para darnos mayor productividad nuestra cosecha, para volvernos mejor productor”, refirió Bendaña sobre lo positivo del evento.

“Esto al final nos permitirá vender nuestro café a mejores precios y que nuevos miembros se incorporen a ACEN”, recalcó, quien además valora que muchos productores que han invertido en tecnologías verdes dentro de sus fincas están participando en la Taza de la Excelencia. “La Taza de la Excelencia viene mejorando en el sentido de que va requiriendo mayor puntaje y la calidad de nuestro café va mejorando, así como sus precios. Ahora el precio base va a ser de US$4.50 por libra, en años anteriores era de US$3.50, eso es una alegría y un júbilo para el productor que va a ganar más en sus ventas de café”.

Por su parte Orontes Lacayo, vicepresidente de Ramac, aseveró que “lo más importante es la transferencia tecnológica y el uso de productos más amigables con el medio ambiente, que se baje la carga química en la producción, así como establecer esquemas para nutrir bien la planta y los suelos y obtener una excelente producción.

Tenemos experiencia de fincas donde se ha logrado incrementar la producción hasta en un 300% con asistencia tecnológica y es lo que pretendemos replicar con los productores del país”. Durante el Congreso participaron expertos de Honduras, Panamá, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica.