•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La deuda externa total de Nicaragua, que incluye la deuda externa privada y la deuda externa pública, alcanzó los US$10,969.7 millones en 2016, según el más reciente informe de deuda externa publicado el pasado jueves por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

El BCN especificó que la deuda externa privada ascendió a US$5,927.6 millones y la pública a US$5,042.1 millones.

De acuerdo con el BCN, en 2016 se sumaron US$446.7 millones al saldo de la deuda externa total del país en 2015, es decir, dicha deuda se incrementó en 4.2%. 

La deuda externa del sector público aumentó US$237.7 millones y la del sector privado US$209 millones.

Además, el Banco Central aseveró en su informe que la relación de la deuda externa total con el producto interno bruto (PIB) del país en 2016 fue de 82.9%, lo que representó un incremento de 0.4 puntos porcentuales con respecto a lo observado en el 2015 (82.5%).

En tanto, la relación de la deuda con las exportaciones fue de 187.7%, lo que representó un incremento de 5.8 puntos porcentuales con respecto a lo observado el año anterior (181.9%).

Para Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), en 2016 no hubo mucho cambio en la deuda externa de Nicaragua, pues en la relación de la deuda total con el PIB apenas hubo un crecimiento de 0.4 puntos porcentuales.

Por otra parte, Chamorro mencionó que por el lado de la relación de la deuda externa total con las exportaciones se vio un mayor incremento debido a que el 2016 no fue un buen año en el sector externo. Las exportaciones del régimen general experimentaron una caída mayor al 6%.

“Es decir, es un efecto meramente estadístico, porque las exportaciones no estuvieron tan bien en el 2016. Aparece un incremento (en la relación de la deuda con respecto a los ingresos por las ventas al exterior), pero es un incremento que lo dicta esa caída en las exportaciones”, señaló Chamorro.

Asimismo explicó que el nivel de la deuda externa del país se ha mantenido en los estándares adecuados, porque si bien es cierto que hubo un crecimiento en la misma, también se ha mantenido un crecimiento del PIB del país.

“Así como a los hogares les miden la capacidad de endeudarse en función de lo que pueden pagar, asimismo pasa con los países. Por eso es que es importante ver el monto de deuda como proporción del PIB, para tener una idea de cuál es el nivel de deuda y cuál es el nivel de producción”, indicó el director ejecutivo de Funides. 

Lea: Nicaragua alivia su deuda externa más que sus vecinos

DEUDA PÚBLICA END

Asimismo, el BCN explicó que la relación de la deuda externa del sector público con el PIB fue de 38.1% (37.7% en el 2015) y destacó que ese porcentaje podría descender a 32.8%, si se dedujera el alivio de la deuda, pendiente de formalizar, a través de la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (PPME o HIPC, por sus siglas en inglés).

“Aquí lo bueno es que la deuda pública ha venido bajando, como porcentaje del producto interno bruto. Está en un nivel muy manejable. Es una deuda muy sostenible, es una deuda que se puede manejar”, destacó el economista y actual gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, Mario Arana.

Según Arana, un porcentaje adecuado de la deuda con respecto al PIB es de 50% y, según el informe mencionado, en 2016 fue de 38.1%.

También: La deuda se reduce con relación al PIB

Sin embargo, Arana señaló que “no hay que obviar que el porcentaje de la deuda total ya se acerca a umbrales considerados altos para una deuda externa, y hay que tomar cuidados para que en el futuro no vaya a resultar un problema de sostenibilidad”.

DEUDA PRIVADA

De acuerdo con el Banco Central, aunque la deuda externa privada tuvo un incremento de 3.7% con respecto al 2015, la relación de esa deuda con respecto al PIB tuvo un leve descenso, pasando del 44.9%, observado el año anterior, a 44.8% en 2016.

Por otra parte, la relación de la deuda externa privada con las exportaciones en 2016 se incrementó en 2.6 puntos porcentuales, con respecto a 2015, alcanzando 101.4% el año pasado.

“Lo que pasa con la deuda privada es que frecuentemente es usada para crear riquezas. Normalmente, uno no se preocupa por la deuda privada porque se debería estar generando capacidad de repago”, explicó el economista Arana, quien también fue expresidente del BCN.