•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, dijo hoy al presentar un informe anual ante los diputados en la Asamblea Nacional, que una de las claves para que este país aumente sus ventas en el exterior pasa por cambiar la matriz exportadora y también remarcó que el déficit comercial “no atenta contra la sanidad financiera”.

Reyes presentó hoy ante los diputados el informe anual del BCN, explicando que el año pasado la economía de Nicaragua creció 4.7 %, impulsada en primer lugar por el sector servicios (comercio e intermediación financiera).

En el período de preguntas y respuestas, la diputada Azucena Castillo planteó la necesidad de transformar la matriz exportadora de Nicaragua para darle valor agregado.

Reyes coincidió con la legisladora.

“El cambio de la matriz exportadora es una de las claves para poder alcanzar mayores tasas de crecimiento”, dijo Reyes.

Agregó que el caso de las zonas francas es un buen ejemplo, pues han industrializado su producción.

El año pasado ese sector logró ventas por 2,613 millones de dólares, precisó el presidente del BCN.

“El asunto es ir encontrando otros medios para lograr otros ingresos”, sostuvo Reyes.

Entres esos nuevos medios, Reyes mencionó la importancia que tienen las micro, pequeñas y medianas empresas, a las cuales dijo que se les capacita; también resaltó el papel del turismo, que el año pasado generó ingresos por 600 millones de dólares, y las remesas que envían los nicaragüenses en el exterior, que sumaron más de 1,200 millones en 2016.

“El país tiene capacidad para importar más de lo que exporta”, expuso Reyes.

El funcionario, por otro lado, negó que el déficit comercial de Nicaragua represente un peligro, en respuesta al planteamiento del diputado conservador, Alfredo César, quien pidió analizar ese tema.

“El déficit comercial no es un problema en sí mismo, la pregunta es: ¿es sostenible? y desde el punto de vista macroecómico es sostenible”, precisó Reyes.

Agregó que en la actualidad el déficit de cuenta corriente es del 8.6 % respecto al Producto Interno Bruto, “pero está completamente financiado con la Inversión Extranjera Directa y con los préstamos externos oficiales”.

“Estos niveles de déficit no atentan con la sanidad financiera, puesto que la deuda pública nacional está en descenso”, remarcó.

Finalmente, Reyes informó que en Nicaragua “no existe una contracción de liquidez en la economía”.

Según explicó, el medio circulante y los depósitos continuaron creciendo “a tasas menores, pero continuaron creciendo y eso se debe a la desaceleración de las exportaciones”.

Reyes brindó a los diputados la siguiente radiografía macroecómica:

  1. Los bajos precios del petróleo impulsaron el consumo el año pasado y junto a la construcción ayudaron al crecimiento económico de Nicaragua.
  2. El empleo formal creció 10.8 %.
  3. El salario nominal promedio creció 6.3 %.
  4. “La política fiscal se mantuvo estable, mostrando un déficitr del sector público no financiero del 2 % respecto al PIB”.
  5. La razón de deuda a PIB es del 44.8 %.
  6. Las reservas internacionales cubren en 2.5 veces la base monetaria o cinco meses de importaciones.
  7. El crédito subió 14.4 % y los depósitos 8 %.
  8. “La estabilidad del sistema financiero fue apuntalada con políticas prudenciales”.
  9. Los precios de las importaciones cayeron en mayor proporciión que el precio de las exportaciones.
  10. Las exportaciones de zona franca alcanzaron los 2,613 millones de dólares, con un crecimiento del 4.8 %, y han sido claves para las exportaciones totales en el 2016.
  11. Las importaciones de zonas franca fueron de un poco más de 1,600 millones de dólares el año pasado.
  12. Las importaciones el año pasado sumaron 5,687 millones de dólares, lo que representa una baja del 0.3 %.
  13. La factura petrolera se quedó en los 690 millones de dólares.
  14. Las importaciones no petroleras subieron 1.3 %, impulsadas por los bienes de consumo.