•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El dinamismo que han alcanzado los proyectos  turísticos que se erigen en la zona costera de Tola y las  obras de infraestructura vial han  propiciado la apertura de nuevas  ferreterías en este municipio.

En dichos negocios  prevalece la venta de materiales de construcción y el gremio considera que el sector se perfila  con un enorme potencial de crecimiento, debido a la ejecución de constantes proyectos turísticos, obras residenciales, proyectos habitacionales y mejoras que los toleños están realizando en sus casas.

Henry Falcón, que cinco años atrás se ganaba la vida trasladando  materiales de construcción  a los diversos desarrollos turísticos de Tola, es ahora uno de los principales proveedores de cemento, arena, zinc, alambre, hierro y decenas de artículos ferreteros.

“Este tipo de negocios tiene gran potencial,  y  la idea de poner mi ferretería y venta de materiales de construcción me la dio un amigo cuando yo trabajaba en mi camión haciendo recorridos en  los desarrollos turísticos  que estaban en ejecución”, señaló Falcón. 

La  apertura del negocio ocurrió  en el 2012, tras vender su cosecha de sorgo,  y con el crecimiento que ha logrado ya  genera 15 empleos  y entre sus principales clientes están: el complejo turístico de Hacienda  Iguana, Guacalito de la Isla,  el Resort Rancho Santana, medianas construcciones turísticas y personas de Tola que hacen remodelaciones a sus casas.

“La bendición de los toleños fue la ejecución del proyecto de Guacalito que llegó a generar hasta 2,000 empleos. Pero también destacan las inversiones de Hacienda Iguana, Rancho Santana, el Aeropuerto Costa Esmeralda  y otras construcciones turísticas aledañas que han dinamizado la economía de Tola y le han permitido a muchos de sus trabajadores remodelar sus casas”, explicó Falcón.

CEMENTO Y ARENA

Asimismo detalló que lo que más demandan sus clientes es el cemento, arena, piedrín  hierro y zinc y según sus palabras, además de ofertar estos productos, también se encarga de trasladarlos hasta el lugar.  

Antes del boom turístico que se registra en Tola,  el  negocio ferretero en este municipio era casi nulo y quienes pretendían hacer mejoras  a sus casas o construir viviendas tenían que trasladarse hasta Rivas para comprar materiales y mercancías de ferreterías.

Jairo Ruiz, de 41 años, aseguró que la primera ferretería del pueblo la abrió  en 1999  su papá Alfredo Ruiz (q.e.p.d.)  y “en esos tiempos nuestros clientes eran los pobladores del casco urbano y la alcaldía que solicitaba materiales de construcción para la ejecución de obras municipales”, señaló.

Recordó que en esos años la principal demanda era cemento, arena, piedrín, bloques, artículos ferreteros  y  utensilios para el campo como grapas, machetes, clavos, alambre y otros.

“Hoy la competencia es fuerte, ya que hay ocho negocios y unos se han extendido a las zonas rurales como Las Salinas, y Cuascoto y en el casco urbano han surgido tres nuevas ferreterías, pero el empuje de las construcciones turísticas  hace que exista una buena demanda  de materiales de construcción y  esto oxigena económicamente todos los negocios”, explicó  Ruiz.

El  constructor cubano Roberto Ibarra, propietario de una ferretería de San Juan del Sur,  es otro de los empresarios  que se vio atraído por el auge de las construcciones turísticas de Tola.

Ibarra  asegura que en Tola se avecina una fuerte inversión de desarrollos turísticos y que  esto lo motivó  a instalar  una ferretería entre la carretera que une  Las Salinas con la comunidad El Astillero, ya que asegura que las perspectivas de crecimiento de estos negocios en el lugar  son excelentes.

“El negocio lo inicié hace dos años  y dos meses con una inversión de US$ 20,000  y hay  una gran demanda de materiales de construcción en esta zona ”, concluyó Ibarra.