•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta hace cuatro años, el granadino José Dolores Duarte, de 65 años, sobrevivía únicamente gracias a su trabajo como carpintero. En su casa, ubicada en el barrio El Bolsón, mantiene todavía un pequeño taller repleto de herramientas con las que sigue elaborando o reparando mesas, sillas, camas, roperos y trasteros, entre otros muebles. La diferencia es que ya no vive solamente de esto.

En un encuentro casual con un viejo compañero de trabajo surgió la plática acerca del seguro social. “Yo trabajé por más de 14 años en el Ministerio de Salud (Minsa), trabajaba en el rociado de las casas y después me promovieron a jefe de brigada. Luego de ese tiempo me retiré y me fui a vivir 15 años a Costa Rica, buscando nuevos horizontes”, relata Duarte.

De interés: Aumentan en un 10.8 % los afiliados al Seguro Social de Nicaragua

El amigo le preguntó cuánto tiempo había trabajado para el Minsa y cuántas semanas había cotizado. Pero la segunda repuesta no la tenía. Con la duda se fue a la delegación del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (Inss), en Granada, a hacer la misma pregunta. Le dijeron que tenía 717 semanas cotizadas, solo le faltaban 33 semanas para completar las 750 que exige el INSS para la jubilación.

Como Duarte, hay una gran cantidad de nicaragüenses que no logran completar las semanas dentro de las empresas en las que laboran. Para ellos la Ley de Seguro Social (Ley 539), contempla el régimen facultativo, a través del cual aquellos que alguna vez cotizaron en el régimen obligatorio pueden seguirlo haciendo por cuenta propia.

El artículo 109 de la ley establece que la cotización para los asegurados afiliados al Seguro Facultativo en la rama de enfermedad, maternidad, invalidez, vejez y muerte, será el 18.25% de los ingresos reportados, y el 0.25% a cargo del Estado; mientras que el 10% para la rama de invalidez, vejez y muerte, sobre los ingresos reportados, según la normativa que se establezca.

Para Duarte, la cobertura del seguro facultativo es positiva. “Es bueno, porque si no yo no tuviera agarrando ahora ese dinero. Y no solo yo, hay muchos otros que están haciendo lo mismo”, dijo.

RESERVAS

Sin embargo, el experto en seguridad social, José Dolores Gómez, manifestó que aunque el crecimiento del seguro facultativo en 2016 reportado por el Banco Central de Nicaragua (BCN), es  relativamente alto (79%), lo que representa en términos financieros es mínimo. “Es un 79% sobre una base mínima porque en Nicaragua no ha habido una práctica sobre el facultativo. Lo que representa en términos financieros para la institución es mínimo”, subrayó.

El especialista en seguridad social, Roger Murillo Sandoval, señaló que el crecimiento  no es tan positivo como parece.  

“No viene a beneficiar al seguro social como institución. Todas las personas que han optado por el seguro facultativo en los últimos dos años lo hacen buscando completar las 250 semanas que el Gobierno estableció para una pensión reducida. Eso afecta porque, a cambio de una poquedad de semanas, se les va a tener que dar una pensión vitalicia de unos 2 o 3 mil córdobas, es decir, van a llevarse mucho más de lo que den”, dijo.

Además: Seguro facultativo aumenta diagnósticos de cáncer

El experto apuntó que la gran mayoría de las personas que están dentro de este régimen son mayores de 50 años. “El seguro social en cualquier parte del mundo se beneficia de asegurados jóvenes y salarios buenos. El seguro a lo que está apostando es a que las personas no cobren el beneficio. Yo hice un estudio del periodo comprendido entre 1956 y el 2000 y solo el 30% de los asegurados que se inscriben en una generación, logra recibir su pensión”, afirmó.

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, explicó recientemente a los diputados de la Asamblea Nacional que los afiliados al régimen facultativo tuvieron un incremento en 2016, respecto al 2015, de un 79%.  La cifra total el año pasado era de 129,752 personas bajo este régimen.

En el plenario, Reyes dijo que “la informalidad ha crecido en términos de 2006 y eso debería ser una preocupación. Hay que explicar qué está provocando esa creciente informalidad, hay que ver qué medidas se pueden tomar y hacer más factible crear empleos formales”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus