•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reducción en sus exportaciones de leche en 2016, debido al cierre de algunos mercados, así como una mayor competencia en el sector lácteo por la entrada de una empresa mexicana al país son parte de los retos que ha tenido que enfrentar la empresa de origen nicaragüense Centrolac, y que conocieron y analizaron estudiantes de la cátedra Strachan en Filantropía e Inversión Social, del Incae el pasado jueves.

Esa cátedra, en la cual los estudiantes analizan casos o situaciones reales de las empresas del país e interactúan con empresarios que les comparten sus experiencias, tiene como objetivo incentivar el emprendimiento y el manejo responsable de los negocios.

Andrea Prado, docente del Incae y encargada de la cátedra, expresó: “lo que se busca con esta dinámica es que los estudiantes manejen empresas de manera responsable y desarrollen estrategias de inversión social, por lo que invitan a empresarios que están invirtiendo en proyectos sociales y sirven de modelos inclusivos”.

Mientras tanto, Alfredo Lacayo, gerente general de Centrolac, opinó promover el emprendimiento es importante, pese a las dificultades que se encuentran en el camino y afirmó que el fracaso es un paso necesario para desarrollar un negocio.

Añadió que en el mundo moderno el emprendimiento y la innovación han sido clave para fundar empresas de gran trascendencia, como Google. “Nosotros en Centroamérica tenemos que inventar nuevas maneras de hacer negocios”, enfatizó Lacayo.

Respecto al sector lácteo nicaragüense, Lacayo declaró que este ha experimentado muchos cambios en los últimos años. 

“Hace diez años estaba muy atrasado en relación al resto de Centroamérica, tenía muy poca innovación, era muy tradicional, ya que se trabajaba con las mismas técnicas de 50 y 60 años atrás, no era moderno ni eficiente”, afirmó.

“Pero sobre todo no generaba prosperidad ni para el consumidor ni para el productor. Era un sector que estaba generando un atraso importante en la cadena alimenticia de Nicaragua. Al productor le pagaban un precio bajo y al consumidor se le vendía un producto de baja calidad a un alto costo. Hoy en día, el precio que se paga al productor casis se ha triplicado y aunque también ha subido el precio al consumidor la calidad ha mejorado sustancialmente, además ese precio es el más bajo de la región”, señaló el empresario. Agregó que actualmente hay calidad y una gama de productos que no había hace una década, cuando se importaba el 60% de la leche procesada que consumían los nicaragüenses.

“Hoy en día llevamos unos cinco años que no solo exportamos, sino que somos uno de los países que más crece anualmente en exportación. Pasamos de ser importadores a ser exportadores y el nivel de competitividad está más fuerte”, aseveró el gerente general de Centrolac.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Ante los retos que se le han presentado, Lacayo dijo que la empresa Centrolac ha tenido que invertir en equipos para garantizar una mayor calidad en sus productos.

Por ejemplo, mencionó que recientemente incorporó una máquina para remover los microbios de la leche sin golpe térmico o calentamiento, llamada bactofuga. Asimismo, indicó que han apoyado con tecnologías a los productores, para que mejoren su rentabilidad, “porque, aunque ha habido avances en el país, también hay avances en el mundo”.

Dijo que todo ello además busca “abaratar” el producto final para los consumidores.