•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria del lujo toma posiciones a paso rápido en Cuba con la apertura oficial de tiendas de marcas exclusivas como Versace, Armani, Montblanc y L’Occitane en Provence, todas ubicadas en la primera planta del Manzana Kempinski, el primer hotel cinco estrellas plus que será inaugurado en la isla.

La inédita galería comercial ubicada en la planta baja de la instalación gestionada por la cadena suiza Kempinski será un reclamo para el turismo de alta gama que quiere atraer el país caribeño, que ha experimentado un “boom” de visitantes en coincidencia con el deshielo en las relaciones con EE.UU.

“Cuba se ha convertido en el paraíso de la moda, por eso quise venir aquí”, dijo a Efe el empresario italiano Giorgio Gucci, que abrió este sábado la filial multimarca “Giorgio G. VIP” en el Hotel Manzana, con artículos de Versace y Armani, “grandes amigos” de este representante de la tercera generación de la dinastía Gucci.

Aclaró que es una “empresa personal” que emprendió después que la familia vendiera la famosa marca que fundó su abuelo y con la que lleva trabajando varios años en la isla.

En la misma ubicación de La Habana Vieja, quien se lo permita podrá comprar productos de Montblanc, Lacoste, Longiness, L’Occitane en Provence.

Gucci calificó de “positivo” y conveniente para el cliente encontrar en un mismo espacio varias firmas “con lo mejor del mercado de lujo europeo”, que hasta ahora eran muy difíciles de encontrar, excepto en algunas tiendas dispersas por hoteles de La Habana o Varadero.

Tras el proceso de acercamiento con EE.UU., iniciado en diciembre de 2014, Cuba ha vivido momentos clave que han demostrado su gradual apertura al mundo, entre ellos el desfile de la casa de modas francesa Chanel, que escogió en mayo de 2016 al emblemático Paseo del Prado para su primer espectáculo en Latinoamérica.