•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una finca ecológicamente productiva y orgánica no es aquella que solo se dedica a trabajar con un producto, sino aquella que diversifica la producción, pero garantizando el cuido del medioambiente, como la flora, la fauna, las fuentes hídricas y todo lo que tenga vida en su alrededor.

Fue así que, buscando entre todos los que trabajan amigables con el medioambiente, llegamos a la finca cafetalera la Hammonia. Según sus propietarios, el nombre Hammonia significa Hamburgo en latín. La finca fue fundada por Juan Bosch, de origen alemán, en 1890, quien plantó los primeros árboles de café, en 1956 la propiedad pasó a manos del productor Reynaldo Rivera y la viuda de Rivera la vendió a sus actuales dueños. 

Fue en  1974 que los esposos Eddy Kühl Aráuz y Mausi Hayn de Kühl adquirieron la propiedad, pero desde el primer día doña Mausi prohibió capar animales, talar árboles y quemar basura. Por eso es que se han conservado tal y como está, con inmensas montañas, fuentes de agua bellas y una fauna que no existe en otras propiedades, señaló Eddy Kühl, quien al vernos llegar retrasó una salida a la ciudad de Matagalpa cuyo objetivo era reunirse con unos escritores para explicarnos un poco el proceso de trabajo de la finca.

“Con el tiempo crecieron las hijas y entre todas ellas decidieron hacerla ecológica y orgánica, en realidad yo me oponía porque lleva mucho trabajo, mucha disciplina y me tocaba hacer las cosas a mí como ingeniero,  como era mejorar la finca, el agua potable, entre otros, pero eran cinco contra uno, mi esposa y mis cuatro hijas, entonces me ganaron y hace doce años comenzó a hacerla orgánica, aunque ya era ecológica”, señaló el ingeniero Eddy Kühl.

Esta finca es bien diversificada, tiene vacas, cerdos, pollos, cabros, flores, hortaliza, viene hacer la finca más diversificada  de Centroamérica me han dicho”.   Eddy Kühl, propietario de la Hammonia. 

Una finca es ecológica y orgánica cuando no utiliza ningún tipo de químicos, todos sus abonos o fertilizantes provienen de la naturaleza, por lo que la finca La Hammonia es una de las primeras fincas en ser ecológicamente orgánica y una de las más diversificadas a nivel centroamericano.

“La finca comenzó a hacerse orgánica hace doce años, es decir, no se echan químicos y se conserva los árboles y la sombra, es muy difícil porque hay que ser disciplinado, pero dichosamente ellas han aprendido a comercializarlo. En Estados Unidos, ellas han logrado que paguen un sobreprecio por los productos que se producen y compensan los esfuerzos que se hacen y se les paga mejor a los trabajadores y tienen mejores condiciones como casas, escuelas y clínicas”, señaló Kühl .

La Hammonia es una de las pocas fincas cafetaleras que ha diversificado la producción, ya que además de tener una marca de café patentada, como es el Café Selva Negra Coffee Estate, realiza doce actividades productivas, entre las que están pecuaria, porcina, avícola, crianza de codornices, caprina, hortaliza, cítricos, producción de fertilizantes orgánicos, producción de gas y la producción de queso de diferentes calidades. Se  recolecta todos los desechos orgánicos para la producción de fertilizantes.

Kühl señala que debido a las depresiones que tenía el café, su esposa y él decidieron diversificar la producción y comenzaron fundando el Hotel Selva Negra y se remodeló el beneficio húmedo en beneficio seco,  la construcción de la presa para la planta hidráulica y ella se dedicó a la administración de la finca tan exitosamente que logró que nuestras hijas asumieran,  pues tenemos cuatro, la mayor ve la finca, la segunda administra el hotel y las otras compran el café en Estados Unidos, señaló el productor.

La finca La Hammonia cuenta con 750 manzanas; la tercera parte, unas 200 manzanas son montañas vírgenes, otra tercera parte está dedicada al café con sombra, unas 214 manzanas, y la otra parte a la infraestructura, la ganadería, para pollos, cerdos, hortalizas, flores entre otras, ya que según Kühl es una de las mejores fincas diversificadas en Centroamérica.

“Esta finca es bien diversificada, tiene vacas, cerdos, pollos, cabros, flores, hortalizas, viene hacer la finca más diversificada de Centroamérica, me han dicho, desde Panamá, aquí son como doce actividades de trabajo y todos dentro de un marco ecológico, tal vez porque el mando es femenino”, señaló el propietario de La Hammonia. 

EN ESTA FINCA NI LAS HOJAS

En esta finca no se pierde nada, se reutiliza las hijas caídas, las hojas y algas de la laguna, se recogen, al igual que las vísceras de los cerdos, estiércoles de las vacas, se llevan a una abonera donde se le da un tratamiento, el que se descompone y a los seis meses ya está listo el abono orgánico, el que después se utiliza para las plantas, lo que es muy sano para los trabajadores y para los animalitos del campo.

Otra parte reutilizada por esta finca son los desechos de las personas, que van a parar a una laguna de oxidación, de tratamiento y sedimentación y las aguas finales que ya están descontaminadas es utilizada para regar los pastos, por lo que siempre el pasto está verde, el ganado es jersey y es un ganado orgánico, ya que no se les da concentrando y el producto como los quesos también son orgánicos, debido a que han aprendido a hacer queso europeo, todo se puede hacer si hay interés de hacer bien las cosas, expresó Kühl. 

Eddy Kühl, propietario de la Hammonia. Otro elemento que se practica en esta finca es la producción de biogás, que se produce de estiércoles de las vacas y las aguas mieles del café, que van a unos biodigestores donde posteriormente van a la cocina, donde se prepara la comida de los trabajadores, ya que en esta finca se emplea a 250 trabajadores permanentes y en tiempos de corte se emplea hasta 500 trabajadores, pero con esta técnica ecológica se evita el uso de leña para cocinar.

Lo expresado por el propietario de la finca La Hammonia fue confirmado por el guía turístico Manuel Alejandro Arriaza Valle, con diez años de experiencia, quien maneja palmo a palmo el trabajo de la finca ecológica La Hammonia, quien nos llevó a un recorrido por las distintas actividades económicas de la finca, quien argumentó que todo es concatenado y bien organizado, por lo que esta finca es sostenible ya que lo que se produce como carne, queso, hortalizas, cítricos, todos es orgánico, todo este producto va para el hotel, por lo que se le ofrece al cliente, alimentos de calidad y saludable.

Eduardo José Hernández López es el encargado de manejar el cultivo de hortaliza, quien dijo que trabajan diferentes cultivos y todo lo trabajan con abonos orgánicos para producir un producto sano, los fertilizantes es el resultado del reciclamiento de todos los productos y desechos que se producen en la finca, señaló.

Debido al manejo ecológico y orgánico de esta finca, sus propietarios han sido certificados por Rainforest Aliance (Certified), Usda Organic, Bird Friendly y el Café Selva Negra Coffee Estate ha ganado premios a la sostenibilidad, como Specialty Coffee Association of America (SCAA) y Sempervirens en los 90, pero además sus propietarios han recibido reconocimientos por parte del Gobierno de Nicaragua y por organismos ambientalistas por el trabajo ecológico que realizan en la finca.

EDDY KÜHL

PROFESIÓN: INGENIERO

Es ingeniero civil,  productor, escritor e historiador. Hasta la fecha ha escrito 19 libros, de los cuales siete de ellos están dedicados a Matagalpa y uno dedicado solamente a la historia del café. antes de llegar hasta donde está, trabajó, por lo que es muy orgulloso de los trabajos que realizó. nació en 1940, fue bautizado con el nombre de Eduardo Ramón Kühl Aráuz, pero todo mundo lo conoce como Eddy Kühl Aráuz.