•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria de la microfinanzas en Nicaragua está apostando por la educación y por la formación del talento humano al más alto nivel, con el fin de contribuir al desarrollo integral de los jóvenes nicaragüenses y al progreso social y económico de nuestro país.

Las instituciones afiliadas a la Asociación Nicaragüenses de Instituciones de Microfinanzas (Asomif) ofrecen una variedad de productos microfinancieros, uno de ellos es el crédito educativo, que no solo ha posibilitado un cambio de vida significativo en los jóvenes que acceden por medio de este financiamiento a programas de posgrados, maestrías, carreras técnicas, cursos de idiomas y complementos de becas, sino también que ha tenido incidencia en sus familias y en el desarrollo del capital humano de nuestro país. 

Si ponemos en contexto el tema de la educación en Nicaragua, el panorama no es muy alentador, el país sufre un alto nivel de deserción universitaria. A nivel latinoamericano un reciente estudio publicado por el Banco Mundial reveló que uno de cada cinco jóvenes en América Latina, entre los 15 y los 24 años ni estudian, ni trabajan. Esta generación de jóvenes forma parte del grupo poblacional que incidirá significativamente en la Población Económicamente Activa (PEA) de los próximos años. El Banco Mundial en su informe asegura que los países que ofrecen una educación de alta calidad a una población en crecimiento, podrán crecer e incidir de manera significativa en el combate a la pobreza.

El bono demográfico en Nicaragua es otro de los fenómenos que incidirá directamente en la economía y desarrollo del país. Las personas menores de 35 años representan entre el 69 a 72 por ciento de toda la población nicaragüense, según la Encuesta Municipal del Nivel de Vida Año 2009 publicada por INIDE. En ese sentido, el país tiene hasta el 2035 para sacarle provecho al crecimiento sostenido de la población en edad productiva; los esfuerzos que se hagan dependerán de las acciones que se tomen en materia educativa y laboral. 

La educación también es determinante al momento de dirigir un negocio, según la Encuesta de Empresas Sostenibles Nicaragua 2015, elaborada por Cosep, entre el 60 y el 90 por ciento de los dirigentes de empresas, medianas y grandes respectivamente, tienen estudios completos, posgrados o maestrías; esto evidencia que el mercado laboral en Nicaragua demanda, cada día, más profesionales capacitados y con mayores niveles educacionales. 

Pensar en desarrollo, es pensar en mejorar los índices de productividad y competitividad. Para mejorar las estadísticas necesitamos una fuerza laboral calificada. El crédito educativo brinda soluciones financieras con enfoque social, y permite a los jóvenes  cumplir sus sueños y metas de estudios, así mismo el adquirir habilidades necesarias para su inserción en el mundo laboral de manera efectiva.  

Educrédito, el programa especial líder en créditos educativos del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) y del Fondo del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (Finde), es pionero en el país en brindar crédito educativo. El programa ha beneficiado a jóvenes nicaragüenses, para realizar estudios a nivel nacional e internacional, quienes hoy en día se destacan por su trayectoria académica, profesional y de liderazgo. A esta iniciativa se han sumado otras dos organizaciones afiliadas a Asomif lo que nos llena de orgullo y satisfacción, porque es un indicador de que estamos contribuyendo, a través de nuestros financiamientos, no solo a reducir la pobreza, sino también a generar riquezas, a fomentar la educación académica y empresarial, y a mejorar la calidad de vida de nuestros jóvenes y profesionales. 

Nicaragua necesita de jóvenes con talento y formación profesional que contribuyan al crecimiento socio económico de nuestro país para salir de la pobreza y ser más competitivo; es ahí donde estamos apuntando las microfinancieras afiliadas a Asomif. Decía Koffi Anan, séptimo secretario general de las Naciones Unidas y premio nobel de la paz 2001, que “una sociedad que aísla a sus jóvenes, corta sus amarras y está condenada a desangrarse”, es por eso que nuestro compromiso es ayudarlos a crecer, apoyándolos a través de programas de financiamiento que les permitan acceder a una formación intelectual y profesional de calidad.

*Gerente General FINDE