•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugirió al gobierno de Nicaragua siete medidas para alcanzar la sostenibilidad del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), entre las que se encuentran aumentar la edad de jubilación y ampliar el período de cotizaciones mínimas.

La Declaración Final de la misión del FMI, que estuvo esta semana en Managua, fue publicada este viernes por el Banco Central de Nicaragua (BCN). “El incremento en los déficits del INSS podría reflejarse en un aumento de la deuda pública en el largo plazo, lo que amenazaría su sostenibilidad”, indica el documento.Fuente: FMI/ Grafico. Juan García END

Hasta 2019

El FMI plantea que bajo las actuales políticas, el INSS seguirá presentando déficits y agotará sus reservas en efectivo para el año 2019, lo que podría requerir transferencias desde el gobierno (Ministerio de Hacienda).

Para lograr la sostenibilidad del Seguro Social, recomienda “una combinación de recorte y racionalización de los gastos operativos y de salud, aumento en la edad de jubilación, incremento del período de cotización mínimo, aumento de la cotización patronal y laboral y la revisión del mecanismo de ajuste de las pensiones”.

El FMI también propone la reducción de las prestaciones otorgadas y que el gobierno asuma algunos gastos, refiriéndose a las pensiones reducidas y especiales, las cuales pasarían al Presupuesto General de la República.

El FMI considera “importante que el gobierno, los sindicatos y el sector privado alcancen una solución satisfactoria para todas las partes de forma prioritaria, pues todo retraso en las reformas empeorará la situación y aumentará los costos”.

Sector privado ya aportó

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, opina que lo conveniente es aumentar el número de afiliados al INSS, lo que implica formalizar la economía del país. Es “darle a las empresas la oportunidad de convertirse en formales”, enfatiza.

“Ya dimos cuatro puntos (a la cuota patronal) en ocho años y tres específicamente en los últimos cuatro años. Entendiendo que ya dimos ese aporte, seguir aumentando podría provocar lo contrario: Que tengás empresas que son formales y que se vuelvan informales”, explica Aguerri.

Indica que está clara la preocupación del FMI, en relación al esfuerzo que el sector privado nicaragüense hizo en 2009 y 2013, pero, “por decisiones, incluyendo la creación de la pensión reducida, se ha reducido a la mitad el espacio que se tenía con estas reformas hasta 2024”.

“Como sector privado hemos aumentado cuatro punto porcentuales la cuota patronal, creo que en ese sentido, si hay un sector que se ha comprometido realmente con la sostenibilidad del INSS ha sido el sector privado”, afirma el presidente del Cosep.

Amortiguadores

Según el organismo multilateral, la posición fiscal de Nicaragua para este 2017 es “apropiada”, pero ante “presiones” como la disminución de la cooperación venezolana, el déficit del INSS y una posible aprobación de la Nica Act (ley en EE. UU.), “podrían aumentar los costos de financiamiento”.

“Con el fin de protegerse contra estos riesgos y mantener la sostenibilidad fiscal, la misión recomienda crear gradualmente amortiguadores fiscales por alrededor del 1.6 por ciento del PIB en el curso de los próximos dos años, por medio del aumento de la recaudación y la mejora de la composición y la eficiencia de los gastos”, recomienda.

Pide proteger la inversión pública de promoción del crecimiento y fortalecer una red de seguridad social mejor enfocada. “La misión considera que la implementación de estas medidas de política proporcionaría suficiente protección contra los riesgos descritos”, indica el documento del FMI.

Economistas ven factible el ahorro fiscal

Economistas y exfuncionarios del Banco Central (BCN) valoran como positiva la recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI) al gobierno de Nicaragua, de crear un ahorro fiscal de 1.6% del Producto Interno Bruto para enfrentar los riesgos económicos del país en los próximos años.

El director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, opina que “es una práctica correcta la que se está planteando y creemos que hay por dónde sacar ese 1.6%, ya que el déficit del INSS es bastante alto, la recaudación no está mal, todo lo contrario, ha aumentado”.

Una de las medidas que propuso el FMI para crear el ahorro fiscal, es racionalizar los subsidios. Al respecto, Chamorro dice que coincide con el organismo, pero aclaró que no se trata de recortar subsidios a la gente con menos recursos.

“Hay un nivel de pobreza de 30%, según datos oficiales, pero un 80% de los hogares reciben subsidios de la energía eléctrica. Queda claro que es posible encontrar que hay hogares que no son extremadamente pobres ni pobres, y están recibiendo subsidios”, comenta Chamorro.

Explica que al hablar de racionalizar se refiere a hacer un uso más eficiente de los recursos. “Lo mismo con las exoneraciones, lo que se debe hacer es racionalizarlas para que tengan un objetivo final, como la generación de empleo, la productividad”.

Proteger empleo y exportación

El gerente de Estudios Económicos del BCN entre 1996 y 2005, José Félix Solís, dice que es elemental la recomendación de tener un fondo de amortiguación ante cualquier eventualidad y ante cualquier emergencia.

“Es correcto crear un fondo, si es de 1.6 o 2 es discutible, pero sí se necesita, y un plan para saber qué hacer si sucede cualquiera de los riesgos. A lo del Nica Act hay que darle más pensamiento; los fondos venezolanos, como dice el BCN, se han venido conjugando, pero el INSS chorrea sangre”, dijo Solís.

El FMI sugiere establecer precios de transferencia a las zonas francas. Sobre este tema, Solís considera que, por el contrario, hay que darles toda la flexibilidad posible y extenderlas, debido a que “son un tabla de salvación para el empleo y las exportaciones”.

Subsidios a los más pobres

Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua, opina que las recomendaciones del FMI son acertadas. “Ante episodios de cierta incertidumbre potencial, como los que se han mencionado, se requieren colchones fiscales”, afirma.

Queda claro que es posible encontrar que hay hogares que no son extremadamente pobres ni pobres y están recibiendo subsidios”, Juan Sebastián Chamorro, Director Ejecutivo de Funides.

Plantea que se discuta la forma y el ritmo para crear el ahorro. “Las exoneraciones, las exenciones y los precios de transferencia son temas que han estado en discusión por un cierto tiempo y asumo que ya hay buena preparación en el gobierno para actuar en estos campos”, indica.

Sobre la medida de racionalizar los subsidios, Arana considera que deben enfocarse en los más pobres porque “hay estudios que indican que ese no es siempre el caso en Nicaragua”. Agrega que “en energía, agua, y en las universidades mismas, hay subsidios que no van a los más pobres”.