• |
  • |
  • Edición Impresa

El titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) de Guatemala, Juan Francisco Solórzano, dijo ayer que espera una afluencia “muy grande” en las sedes de la entidad a partir del 20 de mayo, cuando entrará en vigor una amnistía fiscal decretada por el Gobierno.

El funcionario, que pronunció estas palabras en la ciudad colonial La Antigua durante la inauguración de dos seminarios en el Centro de la Cooperación Española, recordó que será ese día cuando entre en vigencia la exoneración de multas y recargos a los contribuyentes que tengan impuestos anteriores al 1 de enero de este año.

El decreto, divulgado en el diario oficial el pasado viernes, permite exonerar de multas, recargos, intereses y moras a los contribuyentes que tengan impuestos pendientes anteriores al 1 de enero de 2017 durante 90 días.

“No perdona impuesto”

La medida, dirigida tanto a personas individuales como jurídicas de cualquier actividad económica, tiene como fin promover la formalización y dinamización de la economía, y también incentivar a pagar la totalidad de los impuestos adeudados.

Este acuerdo, que no perdona ningún impuesto, le permitirá al contribuyente tener una exoneración del 100% en el primer mes, 95% en el segundo y 90% en el tercero.

El superintendente, que inauguró dos seminarios sobre prevención y lucha contra el fraude fiscal, recordó además que próximamente se pondrán en marcha nuevos planes de fiscalización que contarán con una campaña en redes sociales para sumar la colaboración de la ciudadanía.

“Queremos que el contribuyente sea el primer fiscalizador”, apuntó sobre las nuevas fiscalizaciones, que pondrán su atención en los centros educativos del país.

Los seminarios inaugurados ayer se centran en el análisis de medidas de cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales y en sanciones que castiguen las conductas punibles, y ambos están organizados por el Instituto de Estudios Fiscales de España.