•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los empresarios del país cerraron filas ayer en contra de incrementar el aporte para el seguro social por parte de la patronal, que es una de las siete medidas que recomendó el Fondo Monetario Internacional (FMI) para alcanzar la sostenibilidad del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), expresó que la problemática del INSS es “bien grave” y recordó que hace unos años el sector privado se reunió con el Gobierno y se incrementó el aporte de la patronal gradualmente en un 4%, llegando hasta un 19%.

Actualmente, entre la patronal y los trabajadores aportan un 25.25% a la cotización del INSS, según Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Cada vez que se incrementa este aporte, lo que pasa es que se retira más empleo formal, y esto puede ser un problema”, subrayó Michael Healy.

“Entre más le subís a la patronal, entre más carga le metés al empleador, lo que estás creando es menos empleos formales, y menos empleos. Esa no es la respuesta. Creo que aquí lo que debemos hacer es sentarnos todos a ver profundamente qué es lo que está pasando en el INSS, para hacer un análisis y una solución ya definitiva”, insistió el empresario del sector agropecuario.

En esos mismos términos se expresaron Álvaro Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), y Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec).

Rodríguez opinó que todavía no hay nada claro, acerca de la solución que se podría aplicar para resolver los problemas del INSS, de la lista que presentó el FMI. “Esto va a ser en consenso entre el sector privado, el Gobierno y los trabajadores”, indicó.

Pero sí coincidió con la posición del Cosep: “En el sentido de que hemos hecho un esfuerzo muy grande para poder contribuir a salvar esto (el seguro social) y obviamente creemos que si esto (aporte de la patronal) se sigue incrementando, lo que se va a fomentar un poco es el mercado informal”.

García, al ser consultado por los medios de comunicación, recordó que ahora el sector privado está aportando 19% de cotización al INSS.

“Somos el más alto en Centroamérica si lo vemos en conjunto. 25.25% es el costo que está asumiendo el sector privado y los trabajadores por el tema del INSS. Y dentro del sector privado entendemos que también es uno de los más altos de Centroamérica. Ya nosotros asumimos un costo y no creemos que sea viable, desde el punto de vista de la formalidad, continuar poniéndole más costos elevados a la cotización de la patronal”, aseveró García.

El director ejecutivo de Anitec también expresó que hay que hacer “los análisis correspondientes” para ver qué medida se va a implementar.

¿Subir la edad para jubilarse?

El presidente de AmCham, Álvaro Rodríguez, cree que incrementar la edad de jubilación, otra de las medidas propuestas por el FMI, podría ser una de las salidas a los problemas del INSS. “Bueno, yo creo que hoy en día la capacidad de vida de las personas va mejorando, se va incrementando, por lo tanto sí podría ser una idea sensata”, opinó el empresario.

Por su parte, Dean García tampoco descartó esa alternativa como solución a los problemas del INSS, pero insistió en que hay un combo de medidas para ver cuál es la mejor y cuál es la más conveniente desde el punto de vista productivo y de desarrollo económico y social del país. 

Sin embargo, Michael Healy, presidente de Upanic, se mostró en contra de esa otra medida: “Hay gente que tiene 35-40 años y ya cumplió con sus 750 semanas (de cotización) y ¿qué vas a obligar a esta gente a seguir pagando por 20-25 años más?, pero al mismo tiempo ¿qué va a pasar? Los vas a retirar a los 65 años, (porque) supuestamente el promedio de vida de los nicaragüenses es de 72 años. Solo va a recibir (pensión) por siete años y aportó por 40 años al INSS. Entonces, yo creo que el problema del INSS es bien profundo”, señaló Healy.

Menú del FMI

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, afirmó ayer que el Fondo Monetario Internacional presentó un menú de medidas que se pueden tomar, pero que no le corresponde venir a decir cuál se debe aplicar.

“El Fondo Monetario no puede decir lo que nosotros estamos diciendo, que ya pusimos tres puntos porcentuales en los últimos cuatro años, y ya pusimos cuatro puntos porcentuales en los últimos siete u ocho años”, afirmó Aguerri.

El director ejecutivo de Funides explicó en un artículo publicado por El Nuevo Diario que “el problema actual del INSS se refleja en su repentino deterioro financiero, que pasó de tener un superávit de C$239.4 millones en 2012 a un déficit de C$801.6 millones en 2016, medido en córdobas constantes del 2006”. 

“Este es el resultado del incremento de sus gastos administrativos, prestaciones e inversiones”, agregó Chamorro.

Por su parte el FMI señaló que el INSS, bajo sus actuales políticas, seguirá presentando déficits y agotará sus reservas en efectivo para el año 2019, lo que podría requerir transferencias desde el Gobierno central, o sea, del Ministerio de Hacienda. De esa manera, observó el organismo financiero internacional, que “los déficits del INSS podría reflejarse en un aumento de la deuda pública en el largo plazo”.