•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Basado en la experiencia de Honduras, con Puerto Cortés, el sector privado de Nicaragua considera necesario un proyecto público-privado o dar en concesión el puerto de Corinto para conseguir los recursos necesarios “para mejorar las condiciones operativas del puerto y dar respuesta al crecimiento futuro”.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, manifestó el pasado miércoles que la semana pasada se estableció “una relación directa” con la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), la empresa que administra Puerto Cortés, por donde sale una buena parte de las exportaciones nicaragüenses a través del Caribe.Fuente: Empresa Portuaria Nacional (EPN)

“La OPC es una empresa privada que a través de una alianza público-privada con el Gobierno de Honduras está a cargo de la administración de Puerto Cortés en aquel país, desde febrero de  2014. Desde entonces han invertido alrededor de 80 millones de dólares en mejorar la infraestructura y el equipamiento, y tienen inversiones comprometidas a futuro por el orden de 600 millones de dólares. El puerto maneja en la actualidad más de 650,000 TEUS y puede llegar a manejar hasta un millón de TEUS”, afirmó Aguerri a través de un escrito.

De interés: Arriba el crucero Maasdam a Puerto Corinto

Esa alianza se podría replicar en el puerto de Corinto, según los empresarios, el cual el año pasado solo manejó alrededor de 158,000 TEUS, de acuerdo con el mismo escrito de Aguerri.

Gustavo Viales, presidente de la Asociación Nicaragüense de Agentes Navieras (ANAN), y Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), al ser consultados por El Nuevo Diario manifestaron que es una idea muy viable para hacer las inversiones necesarias en el puerto más importante del país, que el Estado no ha podido hacer.

Lea más: Corinto, entre los buques y las bicicletas

“Todo está relacionado con la inversión. El Estado, por medio de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), no ha podido en todo este período hacer las inversiones necesarias, tanto en infraestructura como en equipos logísticos propios, y la economía va creciendo. Entonces se está creando un cuello de botella”, explicó Viales.

Subrayó que no hacer las inversiones necesarias en un puerto siempre tiene un impacto negativo en la economía de todo el país. “Entonces hay que buscar alternativas y se ha demostrado que una de las alternativas más viables es dar en concesión el puerto”, señaló el presidente de ANAN.

Además: Ventanilla única para inversiones comienza a operar en Managua

Dean García, director ejecutivo de Anitec, señaló que la propuesta del Cosep está en el contexto de la Ley de Asocio Público-Privada, que permite desarrollar proyectos en conjunto para el desarrollo y mejoramiento de la infraestructura productiva del país.

“Por ejemplo, Puerto Cortés ha sido concesionado a una empresa privada y hoy tiene excelentes inversiones, y ha facilitado y mejorado la atención. No queremos decir que si está en manos del sector público no hay mejoras, pero son más rápidas si se hacen a través del sector privado”, manifestó García.

Según el director ejecutivo de Anitec, las inversiones del sector público solo se pueden hacer por medio del presupuesto y los recursos son más limitados.

“Una idea puede ser dar en concesión el puerto de Corinto, porque eso va a permitir que un inversionista pueda de forma inmediata invertir dinero para mejorar las condiciones del puerto, cosa que si se hace a través del Gobierno no solo se puede hacer a través del Presupuesto de la República y este no da cabida para hacer todo lo que se quiere hacer”, opinó García.

García recordó que el sector privado trabajará en una cartera de proyectos para promover iniciativas de inversión público-privada en áreas necesarias para el país y la actividad portuaria es una de ellas.

Carga de contenedores

Gustavo Viales,  apuntó que una de las opciones podría ser “privatizar la terminal de contenedores” de ese puerto.

“Yo lo que veo acá es que a lo mejor se privatiza la terminal de contenedores, que es donde estamos teniendo un grandísimo cuello de botella. Las otras (terminales) no le veo sentido que las privaticen. Tenemos unas que son eficientes. Trabajan de otra manera, pero no se han podido resolver los problemas de las cargas de contenedores”, explicó. El puerto de Corinto tiene tres terminales. “Tiene una terminal líquida, que es para descargar productos como combustibles blancos, aceite, grasas y cebo; por el otro lado está la terminal para productos a granel, que es por donde pasan arroz en granza, trigo para el pan, soya, maíz amarillo, para la industria de los pollos. Pero también tenemos el tema de los contenedores, que es en la que el comercio se ha enfocado más, porque el contenedor brinda dinamismo en la forma de manejar la carga. Pero el puerto (de Corinto) se ha quedado ahí y no ha podido ser capaz de crecer o estar a la expectativa del desarrollo o el impulso que la economía nuestra ha tenido”, explicó el 
especialista.

Por otra parte, Viales señaló que los mayores problemas se dan en el área de despacho de mercancías.

“El tema no solo depende de la Empresa Portuaria Nacional, porque recordemos que en los puertos hay algo a lo que yo llamaría comunidad portuaria o el gobierno portuario. Recordemos que ahí no solo se trata del puerto en sí, de descargar y cargar. Eso lo hacen los buques en el muelle. Pero después tenés que despachar la mercancía a los clientes. Es un proceso que se genera en el puerto y ahí se incluye la aduana, el Instituto de Sanidad y Protección Agropecuaria (IPSA), el MAG (Ministerio Agropecuario) y, en fin, hay varios controles, que no hemos podido ser capaces de ponernos de acuerdo y que entiendan que se tienen que hacer los procedimientos más rápido y más expeditos para que pase la carga más rápido”, explicó el presidente de ANAN.

Inversión necesaria

Viales recordó que cuando se hizo el puerto de Corinto la economía del país era muy pequeña. 

Sin embargo, la economía del país ahora ha experimentado un desarrollo, que obliga a una inversión mayor.

Según la Empresa Portuaria, la carga en concepto de exportaciones e importaciones que pasó por el puerto de Corinto el año pasado ascendió a cerca de 3.6 millones de toneladas métricas, siendo 10.1% superior que en el 2015.

“Las navieras han accedido a llegar a Corinto. Antes las cargas las sacábamos por Puerto Cortés (Honduras) o Puerto Limón (Costa Rica). Pero se ha hecho un trabajo intenso para que ahora las navieras lleguen al puerto. Y el puerto, desde el punto de vista de infraestructura no tiene espacio para crecer, pero se puede generar algo que se llama antepuertos, con unas áreas logísticas que estén aledañas al puerto que le sirvan como pulmón al muelle”, indicó.

Dijo que la competencia por usar el puerto es fuerte.

“Los exportadores quieren meter su carga, los importadores quieren sacar la propia, los graneleros quieren sacar sus cargas a granel, las pipas de combustible quieren entrar o salir. Es un rollo cuando eso está funcionando y ahora se sumaron los cruceros. Pero el puerto no ha podido ponerse a la altura de ese crecimiento”, subrayó el especialista.

Viales también destacó el papel que ha jugado la empresa OPC, según él, de origen filipino, en el desarrollo de Puerto Cortés, de Honduras. 

“Tienen terminales en diferentes partes del mundo y tomaron la concesión de Puerto Cortés y definitivamente han hecho inversiones, lo cual ha hecho mucho más rápidas las operaciones”, concluyó.