•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mujeres lideresas y empresarias nicaragüenses señalaron que antes de poner en marcha cualquiera de las recomendaciones hechas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno debe analizar la posibilidad de incorporar a los trabajadores que se encuentran en la informalidad como una alternativa para salvar las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Xiomara Díaz

Las empresarias participaron este miércoles en el Segundo Congreso de Mujeres Líderes de Nicaragua, promovido por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), en el que expresaron que aumentar la edad de jubilación, las semanas a cotizar y la cuota patronal no solucionará la grave crisis que atraviesa la entidad gubernamental.  

Además: Seguro facultativo del INSS aumenta 79%

Xiomara Díaz, propietaria del restaurante granadino The Garden Café, el cual genera 30 empleos directos, manifestó que se deben buscar otros canales. “Hay un gran porcentaje de jóvenes y adultos que no son parte del sector formal, que no están cotizando al INSS y creo que debemos ver más hacia ese lado, en vez de pensar en incrementar la edad de jubilación”, expresó.

Díaz opinó se deben implementar mecanismos que permitan a los trabajadores informales incorporarse al Seguro Social sin tantas complicaciones. “Hay que facilitar los asuntos de permisos que se necesitan y de impuestos, creo que es necesario dar un tratamiento diferenciado tanto en el tema fiscal como en el tema del seguro. Lo que hay que hacer es incluir a todos los sectores que ahora no están siendo incluidos”.     

Lea más: Informalidad reina en el sector construcción

Otros pagos 

Maritza Moncada, propietaria de Servicios de Encomiendas Rápidas, S.A., empresa generadora de más cien empleos formales, indicó que debe buscarse una alternativa que no afecte a los trabajadores ni a las empresas, puesto que estas últimas lidian cada día con los pagos y alzas de energía eléctrica, agua potable, teléfono y materias primas. 

“Hay que hacer un análisis a fondo y consultarlo con todos los sectores involucrados para buscar una solución al problema, sin trasladarle la carga a la clase trabajadora”, dijo Moncada, quien además es presidenta del Congreso Permanente de Mujeres Empresarias de Nicaragua.  

En beneficio de los asegurados 

Con ella coincidió Anielka Ortez, presidenta de la Cámara Nicaragüense de Tabacaleros, quien consideró que la solución no debe ir en detrimento de los asegurados. “Nadie quiere haber estado aportando todo este tiempo y que ahora le salgan con otra cosa. Se debe procurar que cualquier decisión que se tome traiga beneficios para los asegurados”.  Maritza Moncada

La cámara aglutina a 27 empresas de tabaco y genera 35,000 empleos directos en Estelí. Ortez aseguró que después de Managua, Estelí tiene la mayor cantidad de afiliados al INSS, por lo que cualquier decisión les concierne directamente. “Nosotros hemos venido aportando y aportando, y tratando de que el mayor beneficiado sea el trabajador, hemos estado anuentes pero no podemos asumir más”, enfatizó.

Según Blanca Callejas, presidenta de la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), esta entidad emitió un comunicado expresando su desacuerdo con un posible incremento a la tarifa patronal y al aumento de la edad para lograr la jubilación. 

“Desde la REN consideramos que esto no es viable porque la mujer tiene un triple rol y esto conlleva a un mayor desgaste. Asimismo, estamos pidiendo que se haga una revisión profunda a la Ley del INSS y a sus finanzas, a la ley porque es sexista y va en detrimento de las mujeres, y a las finanzas porque durante décadas no han sido bien manejadas”, subrayó Callejas, quien también funge como vicepresidenta de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).