• |
  • |
  • Edición Impresa

Marlon Morazán, originario de Estelí, elabora muebles de madera desde hace quince años. Aunque nunca ha exportado, su producto tiene demanda en el mercado local; él comercializa sus productos en Estelí, Matagalpa y Managua.

Al igual que Morazán, unos quinientos productores se dieron cita ayer en Managua en el Encuentro Nacional de Cámaras Empresariales del Sector Madera-Mueble. Uno de los objetivos del encuentro era crear alianzas estratégicas entre los diferentes representantes de la cadena de valor de la madera como el sector público y los proveedores.

Además, discutir temas como los desafíos y oportunidades que enfrenta el sector, marco legal, entre otros.

Reyna Vásquez, presidenta de la Confederación Nacional del Sector Madera-Mueble, expresó que otro de los objetivos de la actividad era darse a conocer como sector y su responsabilidad ante el medioambiente, por lo cual destacó el trabajo que están realizando a través del financiamiento de la Unión Europea y el apoyo del Gobierno para luchar por el medioambiente, respetando las vedas.

Respecto a las exportaciones, Vásquez comentó que pese a que son pocos los productores que exportan, la sólida organización que tienen a través de cámaras y federaciones les ha permitido darse a conocer poco a poco y ser invitados a ferias internacionales para dar a conocer sus productos.

Crecimiento

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), dijo que están trabajando para impulsar el acceso de las pequeñas y medianas empresas (pymes) a mercados internacionales, “lo que se puede lograr a través de la calidad y el mejoramiento en las técnicas”, dijo Maltez.

Maltez mencionó que el sector ha crecido en los últimos años y dijo que en 2006 las exportaciones rondaron los US$7 millones, y para 2014 ascendieron a los US$20 millones, sin embargo, en 2016 hubo una baja, y las exportaciones solo alcanzaron los US$14 millones.

El dirigente gremial consideró que para este año pueden alcanzar los US$15 millones y destacó proyectos de reforestación que se han desarrollado entre el Gobierno, el sector privado y los ganaderos de Boaco y Chontales.

Por su parte, Alfredo Pineda, vicepresidente de la confederación de este sector, expresó que la producción y por ende las exportaciones se han visto afectadas principalmente por el desabastecimiento de madera, “la mayor parte de madera de alta calidad se exporta y a las pymes les queda madera de mala calidad y trae como consecuencia disminución en la producción”, señaló Pineda.

Añadió que se están haciendo mesas de trabajo, a través de las delegaciones del Instituto Nacional Forestal (Inafor) y representantes del sector para determinar de qué manera se encuentran oportunidades para trabajar con eficiencia, rapidez y que las pymes sean abastecidas.