•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mercado mundial de petróleo espera que la OPEP y otros productores, entre ellos Rusia, acuerden el próximo jueves en Viena prolongar hasta entrado 2018 el recorte de sus suministros de crudo con el fin de estabilizar el precio del barril.

“Todo apunta a que van a extender la validez del acuerdo hasta marzo del año próximo”, dijo ayer a Efe Ehsan Ul-Haq, analista jefe de la consultora KBC Energy Economics.

Aludió así al pacto alcanzado en diciembre pasado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros 11 productores independientes, entre ellos Rusia y México, para retirar del mercado casi 1.8 millones de barriles diarios (mbd) de crudo, vigente durante el primer semestre de 2017. El objetivo de la medida era reducir el exceso de oferta responsable del desplome de los “petroprecios” en 2014 y 2016, para estabilizarlos a más de US$50. Pero el efecto deseado se ha conseguido solo parcialmente, pues el fortalecimiento del valor del crudo ha fomentado las extracciones del petróleo de esquisto en Estados Unidos, lo que contrarresta parte del recorte implementado.

Ante la situación, Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de“oro negro” y líder natural de la OPEP, así como su rival Rusia (que no es miembro), se manifestaron recientemente a favor de extender el acuerdo durante nueves meses adicionales, hasta marzo de 2018.

CONSENSO

“Muchas cosas enfrentan a los saudíes con los iraníes, los iraquíes o lo rusos, pero coinciden en sus intereses petroleros”, destacó Ul-Haq.

“Hay un creciente consenso entre la OPEP y los ‘No-OPEP”, destacó hoy en Viena el secretario general de la organización, Mohamed Sanusi Barkindo.

“Estamos en la dirección correcta” y “viendo la luz al final del túnel”, precisó Barkindo en un comunicado emitido hoy antes del encuentro con la prensa. Se refería a la recuperación de los precios que se habían precipitado hasta menos de US$30/barril a principios de 2016, desde los más de US$100 de mediados de 2014. Tras el recorte pactado, las cotizaciones recuperaron parte del terreno perdido y superaron los US$50/barril, cayeron en marzo debido al aumento de la oferta estadounidense y en los últimos días han vuelto a subir ante la perspectiva de que se decida mantener limitada la oferta.

La decisión debería adoptarse el próximo jueves en la 172 conferencia ministerial de la OPEP, que será sucedida ese mismo día por otra reunión con los ministros del resto de los países participantes en el acuerdo. “Esa decisión sería bienvenida en los mercados”, aseguró a Efe Bill Farren-Price, presidente de la asesora Petroleum Policy Intelligence.

No obstante, los analistas prevén que el efecto sobre los precios sea más bien moderado porque una subida fuerte impulsaría las extracciones rivales no convencionales.

Farren-Price vaticina una apreciación del barril de “tan solo 1 a 2 dólares”, mientras que Ul-Haq pronostica que las cotizaciones oscilarán el resto del año entre 50 y 60 dólares.

Pero, si no se llegara a alcanzar el consenso necesario para prolongar el recorte de suministros, el valor del crudo volvería a caer en picada, coinciden los dos analistas.

Para dar luz verde a la extensión del recorte, los trece socios de la OPEP deberán primero ratificar su tope de producción conjunta, de 32.5 mbd, fijado en noviembre de 2016, lo que supuso una rebaja de 1.2 mbd respecto al nivel de suministros que tenían.

A ello se añadió un recorte de otros 558,000 barriles diarios de sus competidores.