•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El recorte de la ayuda económica de Estados Unidos a Nicaragua, propuesto por el presidente Donald Trump, no debe ser causa de alarma en el país, dijeron representantes de gremios afiliados al Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, manifestó que “los únicos países que están quedando con menos ayuda, pero todavía con una ayuda sustancial, son los países que tienen directamente problemas de migración; hablo de México, Honduras, Guatemala, El Salvador y Haití, por ejemplo”.

“En el resto de los países, como Costa Rica, Panamá, Uruguay, Paraguay y Nicaragua, esto ha desparecido a su mínima expresión”, aseveró Aguerri.

Mario Arana, gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), señaló que la propuesta del presidente Trump obedece a razones internas de Estados Unidos.

Ellos, con relación a Centroamérica, están más preocupados por temas de seguridad y migración; sin embargo, yo creo que esto todavía es preliminar, hay que esperar para ver cómo queda este asunto, tiene que pasar por el Congreso”, dijo Arana, quien agregó que Nicaragua debe prepararse para cualquier escenario.  

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), refirió que la reducción de la ayuda impactará en los pequeños productores nicaragüenses.

“Esa ayuda estaba enfocada más que todo a pequeños productores. Tengo entendido que la bajaron de US$10 millones a US$200,000, ellos decidirán a qué sectores dirigirán el apoyo, pero definitivamente esto es un golpe para el pequeño productor, que es el que ha venido siendo capacitado con estos fondos”, aseguró Healy.