•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La firma calificadora Moody´s Investors Service, actualizó el pasado miércoles 24 de mayo de 2017 la opinión crediticia de Nicaragua, manteniendo la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda nacional y extranjera en “B2” con perspectiva estable, según una nota de prensa divulgada ayer en el sitio web del Banco Central de Nicaragua.

Moody’s resalta cuatro fortalezas del Nicaragua: un crecimiento económico sostenido entre el 4% y 5%; altos niveles de inversión extranjera directa; baja carga de pago de intereses debido a la alta proporción de deuda externa concesional; y una alianza estratégica con el sector privado.

Otros factores positivos que destaca Moody’s como positivo  es el hecho que Nicaragua es una de las economías latinoamericanas con mayor crecimiento  en la región, así como la estrecha relación del Gobierno con el FMI y los bancos multilaterales de desarrollo y  los bajos déficits fiscales que ha registrado el país.

En cuanto a los retos que enfrenta el país, Moody´s menciona el déficit de cuenta corriente, el alto nivel de deuda del Gobierno denominada en moneda extranjera y el bajo ingreso per cápita. 

Los obstáculos 

Adicionalmente, Moody’s señala que Nicaragua enfrenta potenciales obstáculos en el escenario político internacional.

La calificación crediticia de Nicaragua “B2” se ha mantenido desde julio 2015, cuando la firma la mejoró al pasar de “B3“ a “B2“.

En ese momento la firma explicó que la mejora fue resultado de cambios graduales, continuos y positivos en la economía nicaragüense, como una mayor capacidad para manejar el impacto en la balanza de pagos y las cuentas fiscales, incluso en un escenario extremo en el que los préstamos bajo el acuerdo de Petrocaribe no estuvieran disponibles.

En noviembre del año pasado la firma sostuvo que la economía nicaragüense es una de las que más rápido crece en Latinoamérica, aunque siempre expuesta a los efectos que pudiesen provocar los factores externos.