•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La generación de energía renovable pasó de representar el 26.86% del total de la energía generada en el país en 2006, a 52.8% en 2016.

Según el Informe de Gestión Anual del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), presentado recientemente en la Asamblea Nacional, el 52.8% de la generación neta de energía provino de fuentes limpias, en 2016, y el 47.2% restante correspondió a derivados del petróleo.

Potencial 

Según la experta en temas energéticos, Patricia Rodríguez, Nicaragua tiene el mayor potencial de Centroamérica para generar energía limpia y destacó que esta tiene una inversión inicial alta, pero a largo plazo es más rentable.

Rodríguez, gerente técnico de la empresa consultora Multiconsult, explicó que las obras de infraestructura encarecen la inversión inicial, pero que los costos de operación y mantenimiento son “bastante bajos”, en comparación con las plantas generadoras de energía a base de derivados del petróleo.

Nicaragua aumenta en 6% producción de energía renovable

Señaló que la inversión varía considerablemente en dependencia del tipo de fuente con que se produce. Por ejemplo, los costos para la instalación de una planta hidroeléctrica se asocian a obras civiles, como construcción de presas, tubería de conducción de las aguas y embalses, si se trata de un proyecto grande.

Para plantas eólicas, la adquisición y transporte de las torres representa un costo grande. En el caso de la geotérmica, las perforaciones en la fase de exploración son el costo inicial principal. La logística para la generación de energía a partir de biomasa es la mayor inversión.

Los bajos costos de operación y mantenimiento representan grandes ventajas para consumidores y productores. “Una planta renovable no varía sus precios año con año, como pasa con las provenientes de derivados el petróleo, que en cualquier momento sube el precio del crudo”, aseveró.

Además, la experta explicó que los inversionistas pueden recuperar la inversión en un periodo corto.

De acuerdo con Rodríguez, la vida útil estimada para uno de esos proyectos es de 30 años, pero muchas funcionan aún después de ese tiempo.

En Centroamérica

“Nosotros somos el país de Centroamérica que tiene mayor potencial, pero el que menos lo explota. En 2014  fuimos el país que más incrementó la generación renovable, pero siempre estamos en desventaja con el resto de países en el nivel de explotación de su potencial”, afirmó la gerente técnico de Multiconsult.

Nicaragua tras planta termoeléctrica para enfrentar apagones

En 2015, la energía renovable representaba el 52.4% del total de energía eléctrica inyectada a las redes de alta y media tensión del servicio público de los miembros del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que incluye a Centroamérica, Belice, Panamá y República Dominicana.

Así lo refiere el informe “Estadísticas del subsector eléctrico de los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), 2015”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Costa Rica fue el mayor generador de energía limpia en la región en 2016. El 98.2% de su energía provino de fuentes renovables, aseguró el Instituto Costarricense de Energía (ICE), según el cual, la mayor parte de la energía limpia procedió de plantas hidroeléctricas (74.39%) y geotérmicas (12.43%).

En Guatemala, las energías limpias representaron el 64.2% de lo generado en 2016, de acuerdo con el Informe Estadístico 2016, de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica. 

El salvador generó el 57% de su energía a partir de fuentes renovables, en el 2015, precisó un informe del Consejo Nacional de Energía, en conjunto con el organismo promotor de exportaciones e inversiones de El Salvador.

Por último, Honduras generó el año pasado un poco más de la mitad de su energía (50.1%) a partir de fuentes renovables, según el Boletín Estadístico, de enero 2017, de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica.

Europa, pionera rezagada en la lucha contra el cambio climático