•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alrededor de 36 medianos y pequeños productores de aguacate del departamento de Carazo están  a un noventa y cinco por ciento de finalizar una agroempresa de fabricación y exportación de guacamole y aceite virgen de aguacate, hacia Estados Unidos.

Debido al decaimiento de producción de café en la zona caraceña, es que muchos de los productores que antes se dedicaban a dicho comercio han tenido que buscar una alternativa para trabajar sus tierras.

Según Márthan Arévalo, presidente de la Asociación de Aguacateros de Niacaragua, el aguacate es una fruta muy rica y saludable que ha logrado incursionar en el mercado tanto departamental como nacional.

Arévalo es el propietario de la finca Mirazul del Llano, ubicada a unos cinco kilómetros de la ciudad de Jinotepe, misma donde se encuentran sembrados más de 1,500 árboles adultos de aguacate y mil que aún se encuentran en el vivero.

“Un árbol de aguacate desde su plantación dura cuatro años para que dé su primera cosecha, por primera vez se pueden cosechar alrededor de 500 aguacates, pero en sus siguientes cosechas un solo árbol puede dar más de mil, cada aguacate es vendido entre diez y quince córdobas a los compradores mayoristas”, dijo Arévalo.

EXPORTACIÓN

Carlos Coronel, vicepresidente de la Asociación de Aguacateros de Nicaragua, aduce que en un principio había solo un productor de aguacate, hoy en día hay más de cien, de los cuales 36 están asociados a la cooperativa Coopranic.

Coronel comenta que hace un año la cooperativa fue a un concurso de productores realizado en Holanda, donde se presentó el proyecto de la exportación del aguacate, ganando el lugar número 49 y dinero que sirvió para la construcción de una agroindustria.

“Nada ganamos con ser los mejores productores si no vendemos el producto, tenemos que buscar como introducirnos a la agroindustria y es lo que estamos haciendo nosotros, ya tenemos el 95% de las instalaciones y maquinaria, en unas cuantas semanas empezaremos a producir”, dijo el vicepresidente de Coopranic.

Además explicó que como cooperativa quieren implementar que el producto sea vendido en el mercado por libra y no por unidad, ya que le da más valor al producto y el productor sabe cuántas libras vende y la agroindustria cuántas libras compró de aguacate.

En dicha empresa se fabricarán dos  productos: un guacamole que será  meramente natural fuera de químicos y un aceite de aguacate virgen, el cual también será embotellado con una marca propia.

DESARROLLO SOSTENIBLE 

Según Octavio Ambrogi, gerente general de la Asociación de aguacateros de Nicaragua, ellos  desarrollan una ruta turística del aguacate y promueven un desarrollo sostenible amigable con el medioambiente, mediante la reforestación agrícola. 

Además de promover  alianzas entre cooperativas y otro tipo de organizaciones, a las cuales les enseñan a mejorar las técnicas  productivas a través de un programa integral de capacitación a todos sus niveles. 

“Nosotros no cobramos ni un solo peso a la gente, les enseñamos como plantar, las técnicas y sobre todo el tipo de insecticidas que deben utilizar para no dañar la planta y la fruta, además brindamos empleo a la comunidad caraceña y autoempleo a la cooperativa, sabemos que estamos produciendo un material vegetativo de alta calidad”, culminó diciendo Ambrogi.