•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las reservas de petróleo de Estados Unidos bajaron la semana pasada en 6.4 millones de barriles y se situaron en los 509,9 millones, informó hoy el Departamento de Energía.

La cifra es superior a la pronosticada por los analistas, que estimaban una reducción de 3 millones de barriles.

Las existencias de crudo se encuentran en niveles de récord histórico para esta época del año, según las cifras oficiales. Se trata de la octava semana consecutiva de descensos en las reservas de petróleo.

Tras conocerse estos datos, el precio del barril de petróleo West Texas (WTI) para entrega en julio ascendió en 0.61 dólares, hasta los 48.93 dólares.

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron en la semana que terminó el 26 de mayo una media de 7.9 millones de barriles al día, con un descenso de 300,000 barriles respecto de la semana precedente.

Por su parte, la media de las últimas cuatro semanas en las importaciones de crudo, un indicador menos volátil, se ubicó en 7.1 millones de barriles diarios, un 0.2 % menos que en el mismo periodo del pasado año.

Las reservas de gasolina para automoción disminuyeron en 2.9 millones de barriles, hasta los 237 millones, y siguen en la banda más alta de la media histórica. Mientras que las reservas de combustibles destilados, como el diesel y gasóleo de calefacción, crecieron en 400,000 de barriles y se situaron en 146.7 millones.

Las refinerías operaron a un 95 % de su capacidad instalada, por encima del 93.4 % de la semana anterior.

El total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, incluida la Reserva Estratégica que se redujo un 0.1 % hasta los 686.7 millones, descendió levemente hasta los 2,017.7 millones de barriles.