•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Contar con un registro de los movimientos financieros de los futuros clientes de las instituciones de microfinanzas con información compartida sobre sus actuales clientes y que les permitiera a las demás verificar compromisos crediticios de los solicitantes de microcréditos es  lo que dio origen a la creación de las centrales de riesgo en el 2004.

Pero a raíz de que la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) emite la primera norma sobre las centrales de riesgos privadas, que se deriva de la Ley General de Bancos, estas se someten a un proceso de autorización para extender sus servicios a otras entidades financieras y crediticias, iniciando a ser reguladas al año siguiente de su creación, refiere Sergio Gómez, gerente general de Sinriesgos, S.A.

“La idea inicial es que las instituciones de microfinanzas y el mercado en general contara con un sistema que les permitiera compartir información para protegerse mutuamente”, la que después derivó en beneficio para el mismo cliente solicitante de crédito “al respaldar su buen comportamiento de sus finanzas en cuanto a sus compromisos con las instituciones de microfinanzas, con las casas comerciales, con los bancos, entre otras”, acotó Gómez.

Según apunta, las instituciones de microfinanzas cuando consultan el récord crediticio de un cliente y tiene una buena referencia, esa institución otorga créditos con mayor objetividad, reduce su morosidad, por consiguiente incrementa sus activos productivos y maximiza su rentabilidad.

Añade que las centrales de riesgo “son una garantía no solo para los ahorrantes y clientes de microcréditos, sino también para los fondeadores porque ven en las instituciones de microfinanzas una mayor responsabilidad a la hora de tomar decisiones en cuanto al otorgamiento de préstamos”.

Aseveró que Sinriesgos ha venido a fortalecer las instituciones de microfinanzas a través de la proporción de información completa y de tecnologías que les permiten tener procesos más eficientes. “Cuando no existían las centrales de riesgo, no tenían acceso a esta información y les dificultaba el proceso de selección de clientes”, recalcó.

A criterio de Gómez, las instituciones de microfinanzas “han hecho una gran labor en el alivio a la pobreza, en llegar a cambiar vida y eso ha sido a través del crédito que llega a sectores productivos, a sectores que mueven la economía”, por lo que recomienda a los usuarios de créditos cuidar sus créditos a través del cumplimiento de sus pagos en tiempo y forma.

BENEFICIO A CLIENTES

La Norma sobre Centrales de Riesgo Privadas establece los derechos de los titulares, entre estos, que pueden consultar su propio reporte crediticio y su derecho de rectificación cuando no estén conformes con la información contenida en su reporte crediticio. Así mismo, el titular es el único que puede autorizar a las instituciones a consultar su Reporte Crediticio.

Para el gerente de Sinriesgos, S.A., cuando un cliente presenta un buen record crediticio le facilitará el acceso a un nuevo crédito, pero si un cliente en algún momento ha presentado un estado de morosidad y a su vez ha sido reportado este estado a una central de riesgo, el cliente tiene la oportunidad de volver a posicionarse como elegible para ser sujeto de crédito nuevamente, siempre y cuando organice sus finanzas personales, salga de cualquier estado de morosidad acercándose a sus acreedores y con el tiempo ir mejorando su record crediticio. “Cualquier situación de mora que pudo haber tenido el cliente puede ir mejorando con el tiempo y las instituciones podrán tomar en cuenta ese nuevo comportamiento que ha venido teniendo en los últimos tiempos”, apunta.

Gómez aclara que no son las centrales de riesgo las que determinan si una persona es o no sujeta a crédito, sino las mismas instituciones de microfinanzas, bancos o casas comerciales las que analizan, evalúan y determinan si un cliente es aceptable o no para una solicitud de crédito o préstamo.

La central de riesgo lo que presenta es una información de crédito tal cual a una fecha de corte. “Nosotros como Sinriesgos presentamos información donde se permite conocer el historial de los saldos, de los montos vencidos si lo hubiera, el número de creditos, no existe como tal una clasificación donde diga “este cliente es malo o bueno”, acota Gómez. 

A su vez, añade que las centrales de riesgo no solo manejan información negativa, sino también positiva de los clientes. “Aunque no tengan referencias de mora, esta información también es proporcionada por las instituciones de crédito”, recalca Gómez, quien sostiene que “cuando un cliente llega a una institución financiera a solicitar un crédito, esa información positiva que se les brinda a la hora de consultar su reporte constituye en su principal carta de recomendación”, facilitándoles el acceso al crédito en cualquier institución financiera o comercial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus