•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El buen comportamiento con el que ha iniciado  el período lluvioso, ha generado buenas expectativas al sector ganadero del  departamento de  Rivas,  que asegura que en pocos días han visto crecer y reverdecer sus pastizales y auguran una  excelente   producción de leche y carne.

Según el ganadero Giovanny Capriotti, el inicio del presente invierno ha sido  el mejor de los últimos diez años  y se ha convertido en  un aliciente para mejorar el rendimiento de la producción de leche y carne.

“El volumen del pasto ha crecido rápidamente y es constante, esto ha incidido en que el rendimiento de litro de leche por vaca aumente de tres hasta seis litros, y otra ventaja que han dejado las lluvias de mayo es que  alejaron a las plagas que atacan los pastos”, destacó Capriotti.  

En este sentido mencionó que una de las plagas con las que tienen que lidiar los ganaderos son langostas que atacan los forrajes, pero según sus afirmaciones este año no se asentaron gracias a las lluvias, por ende no incurrieron en gastos de fumigación para ahuyentar este insecto. 

Las lluvias también han evitado que la maleza prolifere sobre  el pasto “y esto nos ha evitado incurrir en gastos de chapeo de potreros y es otra ventaja que nos trajo el inicio del invierno, resaltó el ganadero, quien también ostenta el cargo de vicepresidente de la  Asociación de Ganaderos de Rivas (Asogari). 

Según los ganaderos rivenses, el problema que enfrentan es la tendencia a   los bajos precios del litro de leche.
Alfredo Centeno Argüello, presidente de Asogari, aseguró que los  productores están entregando actualmente el litro de  leche a plantas procesadores a C$10 y C$12, lo cual es catalogado por el gremio como  un precio bajo.

“En las plantas procesadoras de Rivas, la leche se estaba entregando antes de la llegada del invierno a C$12 el litro  y ha descendido hasta C$10 y los que la comercializan en  Managua la ofertaban a  12.40 y se redujo a C$12.15”, detalló.

Golpe de leche

De acuerdo a estimaciones de Asogari, en mayo,  la producción   de leche en el departamento de Rivas aumentó de 35,000 al día a 70,000 litros, y el 30% es utilizado en plantas procesadoras  para la elaboración de productos lácteos y el  resto es comercializado internamente entre los rivenses.

El ganadero Marcelino Juárez es uno de los que abastece   al por mayor  a las plantas procesadores y a la vez comercializa parte de su producción entre los consumidores rivenses, que según los ganaderos son quienes pagan a mejor precio la leche.

“En la ciudad de Rivas, el litro de   leche  se vende  al consumidor a C$15  y antes del invierno estaba a C$17,  pero acá es donde nos pagan mejor el producto, pero nuestra preocupación es  la tendencia  a  la baja”, reveló Juárez.

Agregó que los bajos precios  afectan  los costos de producción de los ganaderos, tras afirmar   que incurren en gastos para  suministrar  alimentos al ganado como melaza, cascarilla de maní, y a la vez les proveen  vitaminas  y desparasitantes.

Entre pequeños, medianos y grandes ganaderos, en   el istmo rivense  se estima  que existen 20,000 reses destinadas al doble propósito (leche y carne).