•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, señaló ayer que la reforma a la Ley Especial para el Fomento de la Construcción de Viviendas y Acceso a la Vivienda de Interés Social (Ley 677) es “importante” al  establecer que a los empleados del sector público y privado se les debiten automáticamente sus créditos hipotecarios.

“Ya entró a Asamblea Nacional la reforma a la Ley 677, que es una solicitud del sector privado  y del sector financiero, en la que queremos que a partir de esta ley van a poder las personas solicitar préstamos para casa, y se autoriza que tanto en el Estado como en el sector privado se va a debitar automáticamente de planilla el pago de la vivienda”, explicó Aguerri.

El dirigente empresarial manifestó que dicha medida es important, ya que los bancos podrán prestarle a los trabajadores y la empresa debitará el pago sin que el deudor vaya a las instituciones.

 “Con esto se le da una prioridad a la vivienda, y (los bancos) ya no van a tener el riesgo de que la persona no vaya a pagar”, agregó.

Aguerri expuso que esas “buenas medidas” son esfuerzos que realiza el sector privado y que han observado en otros países de la región. “Vamos a la región y vemos cuáles son las buenas prácticas y luego hacemos esos planteamientos, y esto es lo que estamos haciendo para que se implemente esta medida de débito automático”, expresó.

Aguerri dijo que dicha medida en Panamá permitió aumentar el número de personas con acceso a préstamos hipotecarios. 

Consenso

En tanto, Héctor Lacayo, presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), planteó a El Nuevo Diario que la iniciativa fue dirigida por la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), pero también la apoyó Cadur.

“La iniciativa fue apoyada por la banca general (Asobanp), pero nosotros (Cadur) también estuvimos ahí”, explicó Lacayo. 

Lacayo aclaró que el descuento que los empleadores realizarían en la planilla de los trabajadores será voluntario, es decir, autorizado por las personas en el momento que buscan acceder a un crédito hipotecario para comprar una vivienda.

De acuerdo con el presidente de Cadur, lo que se busca con esta reforma es que la banca tenga seguridad y garantía que va a recuperar el capital entregado a los clientes. A la vez, expresó que habrá mayor confianza y disponibilidad de recursos para los asalariados.