• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El déficit acumulado del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) al primer trimestre de 2017 alcanzó los C$477.3 millones, indicó el Informe Finanzas Públicas del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Esa cantidad es mayor al déficit que la institución registró en el mismo período de 2016, cuando fue de C$197 millones, precisó el informe divulgado ayer por el BCN.

De acuerdo con el BCN, los ingresos del INSS fueron soportados por las contribuciones a la seguridad social, las que crecieron 14.9%, mientras que la tasa de crecimiento de los asegurados activos fue de por 8% en relación con el acumulado a marzo de 2016.

“No obstante, el mayor déficit respecto al acumulado a marzo 2016 obedeció a un mayor gasto en concepto de bienes y servicios, dentro de lo que se incluyen las prestaciones médicas”, indicó el Banco Central.

SECTOR PÚBLICO NO FINANCIERO

El informe del BCN explica que el desempeño de la actividad económica continuó respaldado por una política fiscal prudente. Los resultados del Sector Público No Financiero (SPNF) a marzo de 2017 reflejaron una conducción prudente y equilibrada de las finanzas públicas, indicó.

“El superávit del SPNF después de donaciones ascendió a C$2,003.5 millones (superávit de C$1,973.7 millones a marzo 2016), y estuvo determinado principalmente por aumentos en los ingresos del Gobierno General e ingresos por servicios de Enacal, ENEL y EPN”, reza el informe.

La institución precisa que los ingresos del SPNF registraron un crecimiento de 10.3%, alcanzando los C$30,358.4 millones, de los cuales alrededor de 70% correspondieron a ingresos tributarios.

“La evolución de los ingresos fue congruente con el desempeño de la actividad económica, a lo cual se sumó el dinamismo de las contribuciones a la seguridad social y los mayores volúmenes de producción y facturación de las empresas públicas”, justificó el Banco Central.

La institución además expone que el superávit después de donaciones al primer trimestre de 2017 fue de C$2,003.5 millones, “consistente con un financiamiento externo neto de C$629.9 millones y un ahorro interno neto de C$2,633.4 millones”.

“El financiamiento externo fue dirigido principalmente a proyectos de infraestructura del Gobierno Central. El ahorro interno neto reflejó esencialmente la amortización de deuda interna y la acumulación de disponibilidades en el BCN”, agregó el Banco Central.