•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según los ensayos  hechos por la Asociación Nicaragüense de Arroceros (ANAR), Mundo Agri y el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR) en los últimos tres ciclos productivos en las áreas arroceras de Malacatoya  y Sébaco la  rotación de cultivos de soya con arroz incrementan tres veces la producción de soya.

“En los tres ciclos promedio cosechamos entre 3.5 y 4 toneladas por hectárea, sin rotación nosotros estimamos que la producción de la soya en Nicaragua es de 1 tonelada por hectárea, en promedio”, aseguró el consultor  técnico  de soya  en FLAR, Emerson Morais.

Durante la ponencia: “La soya como alternativa sostenible de rotación en sistemas de producción de arroz”, el pasado jueves, Morais explicó que la rotación de cultivos de soya con arroz trae muchos beneficios adicionales al incremento en la producción, como  las mejoras en la estructura del suelo, la intensificación del uso de las máquinas el aprovechamiento de la resistencia a plagas de los suelos arroceros, mayor aporte de nutrientes y ruptura del ciclo biológico de las plagas. 

“El arroz es un cultivo de mucha agua, mientras que la soya no, eso lo hace una combinación perfecta. Nosotros estamos con FLAR  y  ANAR  haciendo ensayos de rotación de arroz con soya desde hace tres años porque nosotros miramos que la mejor combinación trae beneficios para el suelo y beneficios económicos para nosotros”, aseveró.

La rotación de soya y arroz puede hacerse  tanto en cultivos de riego o secano,  explicó el  especialista, tras agregar que la soya es un cultivo de 120 días  que  requiere entre 500 y 600 mililitros de lluvia. “Es muy poca agua, un suelo con muy buena humedad cosechamos y sembramos soya tranquilo”, señaló.