•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En abril pasado el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) creció 4.9%, en comparación con el mismo mes de 2016 y el crecimiento acumulado en el período enero-abril, de este año, resultó en 5.4%, de acuerdo con datos publicados en el último informe presentado del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Según el informe el sector de hoteles y restaurantes reflejó un crecimiento del 18% en abril pasado y se situó como la actividad económica con mayor incremento del país.

Los datos del BCN revelan que el dinamismo del sector obedece a “una mayor afluencia de visitantes procedentes del exterior. En este comportamiento incidió la celebración de la Semana Santa, que en este año se celebró en abril y en 2016 fue en el mes de marzo”.

El año pasado llegaron al país 1.5 millones de turistas, según el Boletín de Estadísticas de Turismo Año 2016, del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

El informe también detalla que en el 2016, el 54.4% de los turistas extranjeros se alojaron en hoteles; un 30.5% se hospedó en casas de familiares y amigos; 9.7% en casas de huéspedes o pensiones y 5.4% en otro tipo de establecimientos.

Asimismo señala que, Nicaragua cuenta con una oferta turística de 1,177 establecimientos para alojamiento, los cuales ofrecen un total de 15,348 habitaciones y 26,144 camas.

Otros sectores 

Entre las actividades que también mostraron un crecimiento significativo están la explotación de minas y canteras con el 10.4%; construcción (10.3%); administración pública y defensa (8.3%); intermediación financiera y servicios conexos (8.1%); pesca y acuicultura (7.6); industria manufacturera (5.3%).

En el caso de las actividades de manufactura, experimentaron un crecimiento del 5.3% en comparación con abril de 2016 y el acumulado entre enero y abril de este año es del 6.1%.

El aumento en la producción de carnes y pescados, azúcar, lácteos, otros alimentos, bebidas, químicos, productos no metálicos, entre otros, contribuyó al dinamismo del sector. 

Sin embargo, “se registró disminución en el procesamiento de metales, maquinaria y equipo, derivados de petróleo”, reza el informe del BCN.