•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El turismo de bienestar en Nicaragua empieza a dar sus primeros pasos. En los últimos años, empresas privadas del país han diversificado la oferta turística para atraer viajeros que buscan la meditación, la reflexión y la práctica de yoga en contacto pleno con la naturaleza.

Aunque el país no cuenta con una estrategia definida para captar turistas de esta categoría, lo cierto es que Nicaragua aloja sitios donde se puede desarrollar ese tipo de turismo, que en 2015 representó un mercado de US$563,200 millones a nivel mundial.

Esa cifra fue estimada por el sitio Global Wellness Tourism Economy, que además define el turismo de bienestar o “wellness tourism” como un conjunto de “gastos hechos por los turistas que intentan mejorar o mantener su bienestar durante o como resultado de su viaje”.

A criterio de la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), Lucy Valenti, las empresas privadas del país son las que están realizando esfuerzos para captar ese segmento al participar en actividades específicas de ese mercado.

“Los que están haciendo esfuerzos para captar ese segmento son empresas que ofrecen esos productos, no son muchas pero ya hay algunas, hay otras empresas en San Juan del Sur y Tola que tienen spa y yoga”, comentó la presidente de la principal cámara turística del país.

Las actividades que engloban el turismo de bienestar están relacionadas con el descanso de la mente, cuerpo y alma; y su principal emisor son las grandes ciudades industrializadas con turistas que buscan talasoterapia y termalismo, para prevenir enfermedades, reducir el estrés y adoptar hábitos saludables.

Potencial 

Al occidente del país, a 20 kilómetros de la colonial ciudad de León, se encuentran los Hervideros de San Jacinto, en Telica, una infraestructura natural que consiste en una serie de hoyos de barro caliente que posiblemente están conectados al volcán Telica.

En los hervideros se puede caminar y sentir altas temperaturas que emergen de la tierra, y según los lugareños, el barro de ese lugar tiene propiedades medicinales. Canatur ve ese destino con el potencial para atraer turistas que buscan bienestar. 

“El lodo es medicinal y perfectamente podría desarrollarse un spa con características internacionales y no lo estamos utilizando, tenemos una serie de posibilidades para desarrollar el turismo de bienestar que apenas empezamos a gatear con los desarrollos de los últimos años”, dijo Valenti. 

El sector turístico nicaragüense está claro del potencial que tiene el país para atraer a esos turistas —al contar con volcanes, aguas termales y montañas—, sin embargo no existe la infraestructura para que el viajero de esa categoría visite los atractivos.

El presidente de la Asociación de Turismo Receptivo (Antur), Antonio Armas, coincide también en que Nicaragua tiene potencial, pero hace falta la inversión para desarrollar complejos en zonas de Nicaragua donde se cuenta con maravillas naturales idóneas para alcanzar el bienestar.

“Las aguas termales entran en esta categoría. Las mejores aguas termales del país están en San Francisco Libre, Managua, hay una infraestructura ahí, pero nos hace falta inversión. Hay destinos que por el momento tienen fines recreativos para los locales y para el turismo nacional”, reconoció Armas.

Al respecto, Víctor Pizarro, CEO de la empresa de marketing turístico de América Latina, Berry Whale, plantea que Nicaragua tiene todo “y más” para convertirse en un jugador reconocido a nivel mundial en el turismo de bienestar.

“Nicaragua cuenta con un perfil de atractivos y recursos naturales amplios: playas, montaña, selva, volcanes, lagos, personas con una calidez humana excepcional  y con capacidades para profesionalizar una serie de talentos necesarios para gestionar diferentes centros de bienestar”, agregó.

Pizarro considera que el bienestar está asociado con la expresión y acceso a la práctica de diferentes estilos que presentan al ser humano como un ser vivo consciente de sus actos y con posibilidades de acceder a nivel máximo de bienestar y equilibrio.

“(El turista busca) paisajes, ambientes prístinos, naturaleza en estado puro, clima estable, alimentación con productos orgánicos, trato personalizados, privacidad y el desarrollo de una serie de disciplinas y técnicas de relajación en los destinos a través de la instauración de centros de bienestar”, precisó.

Además, expone que la instauración de centros de bienestar gestionados por profesionales contribuye al cuidado del cuerpo y de la mente de cientos de miles de turistas que optan cada años por disfrutar de sus períodos de vacaciones de esta manera.

Sobre el comportamiento del turismo de bienestar y las actividades que la integran, Pizarro analiza que es un mercado que crece a tasas aceleradas y que cada día se va sofisticando más en cuanto a calidad y variedad de la oferta turística. 

Comparación 

Hace dos semana la región miró nuevamente a Costa Rica porque lanzó una estrategia de turismo de bienestar a la que llamó “Wellness Pura Vida”, con el objetivo de ampliar su oferta hacia un mercado que busca más la meditación y la reflexión.

El ministro de Turismo, Mauricio Ventura, expresó en un acto oficial que la iniciativa busca posicionar a Costa Rica como un destino de bienestar con “sello tico”. “Wellness Pura Vida es turismo de bienestar en armonía con el ambiente, es un balance integral de cuerpo, espíritu y mente”, comunicó.

Al respecto, la presidenta de Canatur, Lucy Valenti, señaló que Nicaragua no se puede comparar con Costa Rica debido a que el vecino país “nos lleva más de 20 años”, además porque primero desarrolló otro tipo de turismo para luego desarrollar otros segmentos. 

Aun así, Valenti cree que el potencial de Nicaragua es muy bueno, igual o mejor que Costa Rica porque se cuenta con una cantidad de lugares que ofrecen aguas termales, por ejemplo, pero lamentó que en el país “ni siquiera se haya desarrollado un producto relacionado con aguas termales”.

Oferta nica de bienestar

Antonio Armas, además de ser el presidente de Antur es el gerente general de Nicatrama (Nicaragua Travel & Marketing), una turoperadora que ofrece paquetes de turismo de bienestar, principalmente a dos destinos del Caribe de Nicaragua, uno de ellos el hotel Yemaya.

“Yemaya y Calala Island, en el Caribe, son algunas de las propuestas. También hay infraestructuras turísticas en San Juan del Sur y León, hay retiros de yoga que son muy atractivos. La Reserva El Bajo, en Managua, tiene habitares, habitaciones en contacto con la naturaleza”, explicó. 

Otra de las ofertas en el país que entran en la categoría de turismo de bienestar son Mukul Beach Golf & Spa (Tola,  Rivas) y el hotel Nekupe (Nandaime, Granada). Ambos destinos han sido reconocidos por publicaciones especializadas en turismo como ideales para conectarse con la naturaleza. 

“El turista que compra un paquete de este tipo es de alto poder adquisitivo, que prefiere la experiencia y quiere salir relajado de esas vacaciones”, valoró Armas. Y es a ese horizonte al que la empresa privada quiere ver para aumentar los ingresos de un sector que generó en 2016 US$642 millones.