•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La unión aduanera de Guatemala y Honduras arrancará hoy con un acto en un puesto fronterizo con la presencia de los mandatarios Jimmy Morales (de Guatemala) y Juan Orlando Hernández (de Honduras), dando así libre tránsito a al menos un 75% del comercio bilateral. Los presidentes acudirán a la aduana de Entre Ríos-Corinto, que junto a El Florido y Agua Caliente completan los puestos fronterizos comunes de ambos países. 

La unión aduanera entró en vigor en mayo de 2016, pero será hoy cuando comenzará a funcionar plenamente con la integración de los sistemas informáticos que mejorarán el control de las operaciones tributarias entre ambos países, cuyo producto interno bruto (PIB) conjunto equivale al 46% del de toda Centroamérica. Juan Orlando Hernández

Los dos países utilizarán el instrumento legal denominado Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca) para realizar las exportaciones e importaciones, que permite la transmisión electrónica y en tiempo real del pago de impuestos en el país de destino.

Personas 

Las expectativas de ambos países, cuyo intercambio comercial ronda los US$34,184 millones y está conformado por unos 6,500 productos, son amplias y no se limitan solo al tráfico comercial entre ambos, sino también al de personas. 

El intendente de Aduanas de Guatemala, Werner Ovalle, dijo ayer que la unión aduanera generará un crecimiento de la economía guatemalteca de hasta un 1%, un incremento de las operaciones de las exportaciones en 1.6%, y generará casi US$40.2 millones en ingresos tributarios mensuales. También fomentará la competitividad, atraerá inversiones, reducirá el costo logístico en 25% y permitirá el aumento de la velocidad del transporte de carga.

En Honduras, la expectativa es que la unión genere un incremento de las exportaciones en 1.6% y armonice los requisitos sanitarios y fitosanitarios.

Entre un 75% y un 80% del comercio bilateral tendrá libre tránsito a partir de hoy, de acuerdo con las cifras oficiales de Honduras y Guatemala, respectivamente.

El libre tránsito impactará al 95% de las partidas arancelarias, que supone el 80% del volumen comercial entre ambas naciones, y el resto de productos tendrá restricción debido a cuestiones legales y fitosanitarias.

El subsecretario hondureño para Inversiones y Comercio Exterior, Melvin Redondo, dijo que la unión aduanera facilitará “el paso fácil” de personas entre ambos países a finales de este año.

La segunda etapa se dará lo que se denomina “paso fácil migratorio” y en la tercera se tendrá “el libre movimiento de personas” entre los dos países, lo cual no implica que los ciudadanos pueden desplazarse a trabajar al vecino país.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, ha expresado en varias ocasiones que Nicaragua y El Salvador tienen que estar pendiente de que se cumplan los resultados esperados, para buscar como sumarnos a la mayor rapidez posible a ese proceso de unión aduanera.