•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchos empresarios empiezan sus negocios (grandes o pequeños) con bastante ánimo, con una excelente idea y un excelente plan, pero se enfocan más en el mercadeo y las ventas, descuidando el control de sus gastos e ingresos, es decir sin llevar una contabilidad adecuada, explicó ayer Gonzalo Marín, coordinador de país de la empresa consultora Ernst & Young (EY).

Esas empresas al final terminan fracasando, simplemente por un tema de falta de control financiero, aseguró Marín.

“Es vital tener un buen control contable, oportuno y bien ejecutado, de manera que se pueda controlar bien el negocio y tomar acciones correctivas y preventivas a tiempo, para poder garantizar el éxito de la empresa”, manifestó. END

Según el experto, las empresas más pequeñas y nuevas son las que más fracasan por no tener una adecuada contabilidad. Eso no quiere decir que no pueda suceder en una empresa grande, pero indicó que es menos común.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Empresas Sostenibles Nicaragua 2015, que realizó el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo el 4.6% de las empresas del país llevan contabilidad formal.

La contabilidad va de la mano con el desarrollo económico

La encuesta refleja que el 58.6% de las empresas emplea alguna forma de contabilidad, “ya sea anotando en un cuaderno o haciendo cuentas de manera espontánea sin tener nada escrito”.

En tanto, el restante 36.8% de las empresas encuestadas no lleva cuentas del todo.

Según Marín, normalmente las empresas no ponen énfasis a tiempo en su contabilidad, porque los propietarios normalmente conocen del producto o servicio que están ofreciendo, pero no conocen mucho de contabilidad.

“Entonces se enfocan más en vender, en generar ingresos, pero no están muchas veces conscientes de llevar un control de los costos. Y como eso usualmente cae en conocimiento de otro tipo de profesionales, puede ser que lo deleguen o simplemente lo pospongan a otro momento en que puede ser demasiado tarde para resolver cualquier problema que se haya acumulado”, señaló.

Asimismo, advirtió que muchos empresarios a veces posponen formalizar su empresa para evitar gastar en contratar a un contador o un sistema contable, pero al no hacerlo les podría salir más costoso. “Es mejor invertir bien desde el inicio en un buen sistema de control, que después llevarse la sorpresa de que tuvo pérdidas más importantes por no haberlo hecho”, aseveró.

Lyliam Huelva, directora del Área Institucional y Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), dijo que las pequeñas y medianas empresas (pymes) son las que menos llevan una contabilidad formal.

De acuerdo con la encuesta, el 95% de las empresas grandes llevan contabilidad formal. En el caso de las medianas lo hace el 66%; en las pequeñas, el 15.1% y en las micro, el 2.5%.

También refiere que las “prácticas contables más desarrolladas están asociadas a mayores niveles educativos de quienes dirigen las empresas”.

Talleres

Alrededor de 50 pymes recibieron varios talleres ayer, entre ellos, el de implementación y gestión del proceso financiero contable, brindado por Gonzalo Marín, de EY; y el de Proyecciones económicas del país y alertas que podrían haber en el contexto a corto y mediano plazo, brindado por Lylliam Huelva, de Funides.

Esos talleres, que se continuarán realizando en las próximas semanas, están siendo impulsados por la organización One Stop Search, que se encarga de promover encadenamientos comerciales entre pymes con empresas grandes.

Antonina Sequeira, directora regional de esa organización, señaló que en la primera fase las pymes se capacitan y luego se conectan con empresas grandes que requieren sus productos y servicios.

Sequeira refirió que en otros países ese tipo de encadenamientos comerciales han tenido resultados exitosos.  “Es increíble. La manera en que nosotros lo hacemos no es al azar. Es una manera estratégica... Los resultados son maravillosos, porque las pequeñas logran venderle a las grandes y generar transacciones comerciales. Para una pyme eso puede cambiar todo su escenario... Pymes que estaban trabajando con dos clientes grandes han logrado pasar a cinco clientes en menos de un año”, mencionó. 

Una de cada cuatro empresas cierra por problemas contables en Costa Rica

Beneficios de la contabilidad

El informe de la Encuesta de Empresas Sostenibles Nicaragua 2015 sostiene que “el manejo de la contabilidad refleja el grado de formalización y organización de una empresa”.

“Aquellas empresas que cuentan con sistemas contables --ya sean manejados directamente o por terceros-- se desarrollan en mejores entornos comerciales, tienen mayor posibilidad de obtener financiamiento y tienden a cumplir con la legislación laboral y fiscal”, afirma. 

Marín dijo que, para el empresario, es importante tener un sistema contable para conocer la situación financiera y resultados de las operaciones del negocio; ganar credibilidad ante bancos y proveedores; mejorar el manejo de contingencias; entre otros. 

Mujeres están al frente de micro y pequeñas empresas

Por el contrario, si no tienen un buen sistema contable, los empresarios podrían incurrir en pérdidas de oportunidades de expansión, falta de capacidad de reacción, dificultad para acceder a financiamiento y para hacer inversiones acertadas, entre otros obstáculos.