•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A criterio de Fanny Estrada, directora de Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Centroamérica sería más competitiva para los inversionistas si todos los países de la región integraran sus aduanas, logrando así que haya una disminución en los costos operativos del comercio intrarregional. 

“La Unión Aduanera tiene un impacto económico muy fuerte, no solo es la reducción de los altísimos costos de transacción que estábamos teniendo y que todavía tenemos en el resto de fronteras de Centroamérica”, dijo la empresaria guatemalteca a El Nuevo Diario.

Lea: Unión aduanera de CA en agenda de legisladores europeos

La unión aduanera de Guatemala y Honduras arrancó el lunes con un acto en un puesto fronterizo con la presencia de los mandatarios Jimmy Morales (de Guatemala) y Juan Orlando Hernández (de Honduras), dando así libre tránsito a un 75% del comercio bilateral.

“Una empresa grande puede soportar los altos costos, pero una pequeña empresa no podría estar esperando un día entero, no. Es demasiado oneroso. Las más beneficiadas serán las pymes”.

¿Cómo valora el empresariado guatemalteco el establecimiento de la Unión Aduanera entre su país y Honduras?

Después de 50 años de esperar que esto ocurriera, al fin tenemos una situación muy concreta, estamos participando en el proceso y estuvimos en la fronteras por ser un hecho histórico. Tenemos expectativas de la relación comercial Guatemala-Honduras. Antes, los trámites eran muy complejos, muy largos, se formaban colas en las fronteras por infraestructuras muy pobres y ausencia de procesos tecnológicos. Cuando hay voluntad política, las cosas se pueden hacer, esperamos 50 años, sin embargo este proceso arrancó en 2014, y desde entonces los gobiernos se pusieron a buscar los recursos y hacer cambios para establecer la Unión Aduanera. Ahora ya no serán exportación ni importación, sino una transacción comercial como que usted desde Managua  mande mercadería a Granada, por ejemplo. Ya no hay una frontera y ya no se respaldan documentos de exportación ni  importación, sino una factura como se factura de una ciudad a otra.

Lea además: La unión aduanera en Centroamérica podría ser una realidad en 6 años

¿Qué implicaciones tiene a la Unión Aduanera? ¿Qué beneficios trae a las empresas exportadoras y al mismo Gobierno?

Facilitar el comercio es una regla a nivel mundial. La facilitación del comercio hace que las economías crezcan. El último acuerdo de la Asociación Mundial de Comercio que están moviendo los países se llama el Acuerdo de Facilitación de Comercio. Crear una Unión Aduanera como esta responde exactamente a facilitar el comercio, porque está aprobado que hace crecer  las economías. Y según las estimaciones de las autoridades, esto puede aumentar un 1.2% el PIB, lo que implicaría una actividad económica de más o menos de US$1,000 millones adicionales, y se habla de generar entre 15,000 a 50,000 empleos. Eso tiene un impacto económico muy fuerte, no solo es la reducción de los altísimos costos de transacción que estábamos teniendo y que todavía tenemos en el resto de fronteras de Centroamérica como mil trámites y mil obstáculo y descoordinaciones entre autoridades. Ahora eso pasa a hacer una operación doméstica a nivel comercial, por lo tanto facilita el comercio. El lanzamiento se hizo ayer (lunes), hay un período de seis  meses para que todo se vaya ajustando para que las empresas vayan grabando poco a poco  y el sistema tiene que demostrar que funciona, porque si no funciona las empresas no pasarán a la nueva modalidad.

¿Cómo impactará la Unión Aduanera al Triángulo Norte? 

Los cálculos económicos de la actividad económica es un impacto que al final se traslada a toda la economía de ambos países. También  nosotros esperamos que al entrar a funcionar este sistema pueda interesar rápidamente al resto de países centroamericanos. De hecho, con El Salvador ya se había hecho un esfuerzo adicional hacía varios años, sin embargo el Congreso salvadoreño nunca lo aprobó porque las mismas empresas  en ese país no estaban muy claras de cómo iba a funcionar. Lo ideal es que esto lo retomen todos los países de Centroamérica.

¿Cuál fue la clave de Guatemala y Honduras para echar a andar esta unión?

Una sola frase: voluntad política. Cuando hay voluntad política de las autoridades involucradas todo se puede hacer. Los dos ministerios de Economía  de Honduras y El Salvador se pusieron las pilas, nosotros como empresarios de Guatemala nos coordinamos, acompañamos todas las reuniones y todos los procesos para establecer la percepción que el sector privado también estaban interesados.Fanny Estrada

La Unión Aduanera beneficiará a las  pymes pues podrán exportar de manera más fácil y con costos  más bajos...

El comercio entre pymes de Honduras, Guatemala y El Salvador es altísimo. Solo con Honduras son más o menos 2,500 empresas y unas 80,000 transacciones solo en Honduras y Guatemala. Una empresa grande puede soportar los altos costos, pero una pequeña empresa no podría estar esperando un día entero, no. Es demasiado oneroso. Las más beneficiados serán las pymes. 

Los gobiernos de la región han impulsado la modernización de las aduanas, Nicaragua y Costa Rica está en eso, pero ¿cuán importante es que la Unión se establezca a nivel regional?
Esto es un cambio de concepto, deja de ser una aduana, ya no son operaciones aduaneras  y se convierten en operaciones tributarias porque ahora el documento de paso es una factura, como que mande una mercadería de un departamento a otro, claro,  usted tiene que atravesar una frontera y a esa frontera hay que hacerle chequeos migratorios, de sanidad, pero va en sistemas informáticos  que se hacen con anticipación. Por eso es importante.

La Unión Aduanera es un ejemplo para el continente, pero ¿qué hace falta para que El Salvador y Nicaragua se integren?

Lo que hace falta es que las autoridades con convicción estén  preocupadas por la competitividad de sus países, porque cuando  las autoridades están convencidas de que algo es bueno y  ayudará al crecimiento de sus países ponen sus recursos y sus esfuerzos políticos. Mientras existan intereses que se desvían de eso, las cosas no ocurren, porque no se le ponen interés.

¿De cuánto sería el incremento de las exportaciones al establecer la Unión Aduanera?

Podría ser  entre 30 y 40 por ciento, pero lo más importante  son los empleos que se generen y que según las cifras presentadas podría ser de 15,000 hasta 50,000.

¿Qué desafíos deben enfrentar ahora que está establecida la Unión Aduanera? Siempre está presente el problema de robos de mercancías en el Triángulo Norte.

Al no haber colas, los riesgos en las fronteras disminuyen, y ocurren los (hechos) normales en seguridad en una carretera y que dependerá  de otra área al impulsar programas de combate al crimen.

La empresa privada de Nicaragua ha abogado por unificar los cuerpos policiales de la región para garantizar la seguridad de las mercancías...Somos países demasiados pequeños y hay un reto muy importante en seguridad regional. Guatemala todavía tiene muchos retos en temas de seguridad. 

¿Ustedes como sector privado ya han llamado a los gobiernos de la región a que se integren a la Unión Aduanera? 

Sí. Ya con Panamá estamos llegando  a los 70 millones de habitantes, es un mercado muy interesante para cualquier inversionista, desde el ángulo de las inversiones. Imagine que para un inversionista que importa como centro de distribución a un país de Centroamérica y de ahí tiene que mandar sus productos al resto de países y tener que pasar diferentes trámites, regulaciones, disposiciones, no será atractivo. Por eso es mejor la Unión Aduanera, eso es lo que decimos.

Se espera que para 2024 la Unión Aduanera sea una realidad para todos los países, ¿usted qué cree?

Eso va depender de la medida en que, en cada país centroamericano, a las autoridades les preocupe mejorar las condiciones de vida de la región. 
Con voluntad política la Unión Aduanera será una realidad, si no, se seguirá esperando. 

La impresión es que la Unión Aduanera va en dos sentidos, en el Norte ya es una realidad y en el Sur estamos rezagados.

Por primera vez vamos a hacer que esto se consolide, y en esa medida se tendrá que convertir en un ejemplo. Nadie se querrá quedar atrás.