• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los presidentes de los países de la Alianza del Pacífico destacaron, el pasado viernes, como exitosa la marcha de su integración en tiempos de “incertidumbre” y “escepticismo” sobre el libre comercio, además de anunciar la apertura para asociarse con Estados y bloques.

“En tiempos de tanta incertidumbre y falta de convencimiento de tanta gente de la importancia de la economía libre, de los tratados de comercio, de la cooperación, de la integración, la Alianza del Pacífico ha sabido mostrar con éxito y reivindicar un camino de unidad y de colaboración”, dijo la mandataria chilena, Michelle Bachelet, en la ciudad colombiana de Cali durante la clausura de la XII cumbre del bloque.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, aseguró más temprano que la Alianza no es una “simple aspiración” de sus miembros (México, Chile, Colombia y Perú) “sino un proyecto que francamente empieza a hacerse realidad en esta región latinoamericana”.

“Es un mecanismo que de forma pragmática logra resultados”, afirmó.

Las declaraciones del grupo apuntaron, sin nombrarla, a la ola proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien bajó el pulgar a dos iniciativas de libre comercio que involucraban al cuarteto.

Trump anunció en mayo su voluntad de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994 con México y Canadá.

Además, al inicio de su mandato en enero de 2017, Trump anunció la salida de Estados Unidos del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), que reúne a doce países que representan un 40% de la economía mundial, entre ellos México, Perú y Chile. Colombia había anunciado su interés en formar parte de este grupo.

Nuevos mandatos

“La Alianza del Pacífico es ejemplo de una integración práctica, eficaz, con participación muy intensa del sector privado y esta cumbre nuevamente vuelve a demostrar esas virtudes”, afirmó el colombiano Juan Manuel Santos, cuyo país recibió de Chile la presidencia pro témpore hasta julio de 2018.

Este bloque “es muy positivo en tiempos de escepticismo”, agregó Bachelet, quien destacó algunos “logros” del grupo en el último año como la creación de una ventanilla única de comercio exterior, el intercambio electrónico de certificados fitosanitarios, la reducción de los tiempos de despacho de mercancías y la configuración de redes de innovación.

La Alianza del Pacífico, creada en abril de 2011 y formalizada en julio de 2012, es la octava economía del mundo. En América Latina, sus miembros suman el 55% del comercio exterior, el 41% de la inversión extranjera directa y el 35% del producto interno bruto (PIB).

Los mandatarios firmaron la Declaración de Santiago de Cali, en la que consignaron los compromisos y mandatos del bloque el próximo año.

Entre ellos se comprometieron con el libre comercio, la integración regional y el fortalecimiento del sistema multilateral del comercio para impulsar el crecimiento económico.

Además de su “convicción” de desarrollar estrategias para enfrentar el cambio climático y de reafirmar el Acuerdo de París, del que Estados Unidos se retiró. También su “voluntad” para incorporar perspectivas de género en los programas de la alianza.

Los presidentes destacaron la creación en la reunión de la categoría de “Estado asociado”, un rango intermedio entre las 52 naciones observadoras -con las que mantienen vínculos de cooperación- y los cuatro países integrantes.