•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un equipo de Cosep se trasladó el martes pasado al puesto fronterizo de Peñas Blancas para evaluar la atención brindada ahí y el movimiento transfronterizo de las mercancías. El monitoreo se realizó desde las 8:20 de la mañana en adelante, tanto en el lado de Nicaragua como en el de Costa Rica, informó  ayer Jose Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), durante una conferencia de prensa.

“Estuvimos haciendo una revisión de los puestos fronterizos tanto en el de Peñas Blancas por el lado de Nicaragua y el que corresponde a Costa Rica,  como parte de los procesos que hemos venido impulsando para buscar la separación de personas y mercancías en las entradas  de estos, que haya mayor cantidad de personas atendiendo, que se reduzcan las filas y los tiempos. Son situaciones que estamos validando conforme a los compromisos que se han ido adquiriendo en las mesas públicas y privadas, tanto a nivel nacional como regional”, puntualizó Aguerri.

Resultados

Durante la visita, el Cosep evaluó la longitud de las filas en los puestos fronterizos, en la parte nicaragüense  presentaron una extensión de entre 1.6 y 1.7 kilómetros. Este monitoreo se realizará con mayor frecuencia para descartar que sea un evento aislado. 

“Es positivo porque son filas menores a las que estábamos acostumbrados a ver. Obviamente hay que  entender que esto se hizo ayer (el martes), sería un tema de estar haciéndolo frecuentemente  para tener una certeza de que se está avanzado en esa dirección”, explicó Aguerri.

El tiempo de atención en la parte migratoria nacional es ágil, con cinco estaciones y dos escáneres en funcionamiento. 

“Hubo una atención rápida, entre un minuto con dos segundos y un minuto con 18 segundos en promedio, hay que señalar que habían  cinco estaciones funcionando en Peñas Blancas para atender a las personas y esto es algo que queremos destacar y reconocer, así mismo señalar que por el lado de Costa Rica habían dos estaciones de migración pero como el flujo era bajo también fueron estaciones muy rápidas”, expuso Aguerri.

De Costa Rica a Nicaragua, la extensión de las filas de camiones eran similares a las del lado de Nicaragua y el tiempo de atención también fue corto a pesar de trámites adicionales “aunque sabemos que para salir de allá (Costa Rica) se tiene que pagar US$8, sin embargo nos encontramos con una atención rápida de parte de las autoridades de migración”, explicó. 

Una variable adicional a este análisis son los horarios de atención  en  ambos lados del puesto fronterizo. Nicaragua tiene un horario de 24 horas, mientras que Costa Rica atiende de seis de la mañana a doce de la noche. 

El directivo hizo hincapié en mantener horarios homogéneos en pro de la facilitación del tránsito de mercancías. “Es un tema que debemos cuidar para tener ese mismo nivel, son esfuerzos  que van en dirección de ir dándole respuestas a los procesos de facilitación que necesitamos para  las personas y la mercadería en la región centroamericana”, dijo.

 Un aspecto que Cosep continuará analizando son las mercancías que se registran por los canales rojos y el uso de los escánes. Hasta el momento se ha analizado el caso de una agencia con un rango entre 13 y 15 rojos. Es “una frecuencia” muy alta informó Aguerri, quien aseguró que están realizando un trabajo interno que tomará tres días aproximadamente, en el que se informará si esta situación se presenta en más de una agencia aduanera y así tener insumos y poder llevarlos a la mesa de discusión con el Gobierno, para tratar de ver cómo agilizamos”, afirmó.