•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vicepresidente de la Cámara de Comercio Franco-Nicaragüense, Geoffroy Vilbert, reconoce que en Nicaragua hay potencial para hacer crecer el turismo y la agricultura, sin embargo comentó que es el tiempo de diversificar las inversiones en el país.

“Nosotros también hacemos la apuesta a diversificar las inversiones, por ejemplo call center, hay un cliente que está construyendo una planta automotriz en Chinandega y estamos negociando con un grupo fuerte para proyectos de infraestructura portuaria”, contó.

Vilbert, también presidente fundador de Opteamum Associates, una firma internacional que brinda asesorías en temas de fusiones y adquisiciones en diversas partes del mundo, detalló que la inversión de la planta, que fabricará partes automotriz en Chinandega, asciende a US$3 millones. 

¿Cuánto representa el comercio entre Nicaragua y Francia?

El trabajo de la Cámara es desarrollar las exportaciones de las empresas nicaragüenses  y francesas, estamos en ese proceso. En 2016 se registraron casi US$15 millones en exportaciones nicaragüenses a Francia, pero hay un potencial mucho más grande porque Francia importa más de US$500 billones en productos, es decir, que hay mucho espacio para Nicaragua. La Cámara está ayudando a empresas nicaragüenses, por ejemplo, para exportar almidón de yuca, estamos haciendo un plan estratégico para que  ellos sepan cómo tratar el mercado francés tanto en cultura, cifras y contactos.

¿Cuánto ha crecido esa relación comercial? 

Está creciendo cada año, poco, pero está creciendo, US$15 millones se exportaron en 2016, por encima de los US$13 de 2015. Sin embargo, nuestra meta es llegar al menos a US$25 millones en dos o tres años, en exportaciones. En inversión es más complicado identificar montos, pero  lo que hemos identificado dentro de los fondos del Estado que vienen a través de Proparco, el fondo  de inversión de la República de Francia, es que ha enviado a Nicaragua más de US$30 millones en 2016 para proyectos de infraestructura, y hay grupos privados que están haciendo inversiones. Evaluamos un mínimo de US$20 millones de fondos privados en 2016, pero hay un  total de US$50 millones de inversiones francesas en Nicaragua.

¿Cómo ve el clima de negocios en Nicaragua?

Muy positivo, el hecho de saber que el Gobierno estará más añosfacilita la economía, porque a la economía por definición no le gusta lo inestable, entonces la estabilidad política es muy importante. El país está en una situación de diversificación, en la que no se deben repetir  errores de otros países, por ejemplo Grecia desarrolló más el turismo, y ahorita con la crisis fracasaron porque esa actividad cayó, la diversificación es la clave de la sostenibilidad.

¿En qué sectores existe mayor interés de invertir?

Hay que ver el tema de diferentes formas. Nos enfocamos en las inversiones tradicionales porque todavía el sector agrícola es muy interesante, hay mucho espacio en este tema, de hecho hay grupos franceses fuertes que trabajan en el cacao y café, eso tiene mucho potencial. Después hay otro sector tradicional que es el turismo, siempre el turismo es una estrella de la inversión porque los franceses son reconocidos en este sector, pero nosotros también hacemos la apuesta a diversificar las inversiones, por ejemplo call center, hay un cliente que está construyendo una planta automotriz en Chinandega y estamos negociando con un grupo fuerte para proyectos de infraestructura portuaria. También está otro proyecto de tren que queremos iniciar, nosotros pensamos diversificar la inversión, es el tiempo para diversificar porque el país está listo. Los franceses ahora saben de Nicaragua, saben dónde está, antes no, ahora es un buen momento para diversificarse, también hay que admitir que Europa en general y Francia en particular están buscando nuevas oportunidades y Nicaragua es una muy buena oportunidad, por eso apostamos por sectores tradicionalmente como el agrícola y turismo.

¿La planta automotriz es un proyecto concreto?

Es un proyecto concreto. Ya se firmaron los contratos para construir la planta que fabricará partes automotrices en un par de semanas. 

¿De cuánto es la inversión?

Es una pequeña inversión de 2.5 millones, digo pequeña porque los franceses quieren entender antes cómo funciona el país y si hay mano de obra calificada, por eso hacen una inversión mínima.

Recientemente el Gobierno le presentó a un grupo de empresarios franceses una cartera de proyectos que se pueden realizar a través de APP. ¿Cuáles fueron más interesantes para ellos?

Estamos desarrollando un proyecto en particular, ellos presentaron 20 proyectos de todo tipo, pero les interesó la oportunidad de construir el puerto de Bluefields y Corinto, estamos estudiándola y hablando con el Gobierno, pero no somos los únicos, hay más competidores.

¿A ese grupo (Bolloré Ports) le interesó exclusivamente los proyectos de infraestructura?

Sí, es un grupo manejado por una familia y están especializados en infraestructura.

¿Qué les hizo venir a Nicaragua?

Yo mismo. (Ríe). Es una broma, pero no tanto, ellos estaban compitiendo para proyectos en Honduras y El Salvador, y tenían una  decisión de invertir en América Central, y yo me informé, me retroalimenté del país y me puse en contacto con ellos y les planteé que hay potenciales en proyectos que hay que estudiar.

¿Pero a ese grupo cuál de los puertos les llamó más la atención? La ventaja de Corinto es que ya está construido.

Si hablamos de factibilidad económica, Corinto tiene más sentido, porque ya existe,  tiene la prueba que hay necesidad de invertir para desarrollarlo, Bluefields tiene una factibilidad teórica por el momento, sabemos que necesitamos un puerto en el Caribe, pero desconocemos de qué tamaño y de qué forma.

¿Qué otros resultados han surgido con estas reuniones entre el Gobierno de Nicaragua y empresarios franceses?

Es complicado decirle porqué todos los proyectos, teóricamente son interesantes. Por ejemplo, un tren, es obvio que se necesita, la línea aérea se ve interesante, la costanera también, el problema es que una APP tiene dos modos de financiamiento: el primero es un Gobierno que concede un préstamo que paga la inversión que el sector privado maneja por varios años, y la segunda manera de financiar es que el usuario del proyecto paga un impuesto  a través del cual se financia el proyecto, el problema es que las vías, en todo el mundo, se hacen por peaje, pero aquí no hay esa cultura, y por ahora no va a funcionar, quizá en 20 años sí. Hay una necesidad de carreteras por todos lados, pero no hay modo de financiarlo a través del usuario, entonces la capacidad de financiamiento depende del Gobierno. Los otros proyectos como líneas aéreas son más complicados, porque hay una competencia muy alta.

¿Pero nosotros no tenemos ninguna conexión aérea directa con Europa y el sector turismo dice que hay potencial?

Nos la presentaron, pero no tenemos interés. Lo que nos interesa son los trenes, puertos, porque son factibles, necesarios para el país y Francia tiene una experticia muy buena.

¿La aprobación de la ley APP convirtió a Nicaragua en un país más atractivo para los inversionistas?

La ley APP es el primer paso necesario para que Nicaragua tenga el mecanismo atractivo para inversionistas, estamos muy claros, y no solo para Francia, sino para todos los países. Era un paso muy indispensable, pero no está terminado, hay que ir más adelante. Nicaragua está empezando en este proceso, está sofisticando un poco, pero hay que organizar y establecer una institución con expertos en APP para tener una gobernabilidad como en otros países.

¿Por qué era importante la ley para el país?

No solo da un entorno legal más claro, y una vez  que funciona habrá procesos transparentes, eso es muy importante para los empresarios franceses. 

¿Además del marco legal y las necesidades del país, por qué nicaragua se vuelve atractiva?

Hay un atractivo y un riesgo, como siempre, hay que balancear. La oportunidad viene porque el país se está desarrollando a nivel interior, la demanda interior y el crecimiento nacional funciona, hay construcción, hay necesidades, hay un pueblo que tiene más recursos, hay una demanda fuerte atractiva para los inversiones y porque no hay tantos países en América Latina que son tan seguros como Nicaragua y hablo de seguridad física, que podamos andar en las calles sin problemas, hay menos problemas en Managua que en París, en América Latina es bastante raro tener un país así. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus