•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 

El Gobierno de Argentina otorgó US$39 millones en aportes a empresas industriales mediante el Programa de Desarrollo de Proveedores, informaron fuentes oficiales. 

Las empresas beneficiadas por este programa pertenecen a sectores como el ferroviario, naval, nuclear, petróleo y gas, agua y saneamiento, entre otros.

En un comunicado de prensa el ministerio de Producción argentino indicó que se trata de aportes para mejorar las capacidades productivas y tecnológicas de empresas de sectores estratégicos para el desarrollo del país suramericano.

Los aportes se entregaron a 16 empresas de distintas provincias del territorio argentino, como San Juan (oeste), Córdoba (centro), San Luis (centro), Santa Fe (centro), Mendoza (oeste) y la Ciudad de Buenos Aires.

El programa del ministerio otorgará aportes no reembolsables (ANR), así como asistencia técnica, y está incluido en un proyecto de ley de compra.

“Queremos que las compras públicas sean una palanca para el desarrollo industrial, pero para lograrlo primero tenemos que potenciar a la cadena de valor en sectores como el de petróleo y gas, energías renovables o ferroviario, que están recibiendo inversiones sumamente importantes”, afirmó el ministro de Producción, Francisco Cabrera.                    

Según el comunicado del ministerio, el país firmó un acuerdo recientemente con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón gracias al cual capacitará a cien pequeñas y medianas empresas en técnicas de gestión, por lo que será incluido en la asistencia técnica que proporcionará el programa gubernamental.

Para llevarlo a cabo, el gobierno japonés desembolsará US$5 millones para asegurar la colaboración entre compañías de ambos países.

El acuerdo prevé otorgar cerca de 50 becas para ingenieros argentinos que formen parte de estas empresas, se capaciten y puedan completar su formación y prácticas en Japón.        

El objetivo final es identificar oportunidades de negocio entre Argentina y Japón, para que más pymes locales con estándares internacionales puedan ser proveedoras de empresas japonesas radicadas en el país suramericano.