• Bangkok, Tailandia |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó ligeramente la previsión de crecimiento de Latinoamérica y el Caribe para 2017 y 2018, y vinculó la recuperación de la actividad económica a la salida de Argentina y Brasil de la recesión.

El FMI presentó ayer en Kuala Lumpur la actualización del informe “Perspectivas de la economía mundial”, publicado el pasado abril.

“América Latina continúa luchando con un crecimiento menor comparado con el resto y hemos rebajado las perspectivas para la región durante los dos próximos años”, señaló el director de Investigación del FMI, Maurice Obstfeld, en la presentación en Malasia transmitida en directo por internet.

La institución financiera calcula que Latinoamérica y el Caribe crecerán en conjunto un 1% en 2017 y 1.9% en 2018, rebajando 0.1 punto porcentual, en ambos casos, a lo previsto hace tres meses.

“Tras contraerse en 2016, la actividad económica de América Latina irá recuperándose poco a poco en 2017-18, de acuerdo con las previsiones, a medida que países como Argentina y Brasil se recuperen de la recesión”, dice la actualización del informe.

El FMI eleva al 0.3% el crecimiento económico de Brasil este año y lo rebaja al 1.3% en 2018, en ambos casos en comparación con las previsiones de abril.

El ajuste al alza lo atribuye a que “los niveles de crecimiento alcanzados en el primer trimestre de 2017 superaron los pronósticos de la edición de abril” y destaca la fuerte caída que ha registrado la inflación subyacente.

Los expertos del FMI advierten de que “la persistente debilidad de la demanda interna y la agudización de la incertidumbre en torno a la situación política y a la política económica se verán reflejadas en una recuperación más moderada y, por ende, en un crecimiento menor en 2018” en Brasil.

“El pronóstico de crecimiento de México en 2017 aumentó de 1.7% a 1.9%, empujado por la fortaleza de la actividad en el primer trimestre del año, en tanto que no ha habido cambios en el pronóstico para 2018”, del 2%, según se indica en la revisión.

La actualización apunta que “el peso mexicano avanzó ligeramente gracias al endurecimiento de la política monetaria y al alivio de las inquietudes en torno a las fricciones comerciales con EE. UU”.

“Las revisiones para el resto de la región son principalmente a la baja, incluido un nuevo deterioro de las condiciones en Venezuela”, se añade en el documento.

El FMI solo ofrece en esta actualización datos de Brasil y México, pero en abril calculó que Argentina, tras la contracción del 2.3% en 2016, crecerá un 2.2% en 2017 y un 2.3% en 2018.

La tabla de abril para el resto de la región es como sigue: Bolivia (4% y 3.7%), Chile (1.7% y 2.3%), Colombia (2.3% y 3%), Ecuador (-1.6% y -0.3%), Paraguay (3.3% y 3.7%), Perú (3.5% y 3.7%), Uruguay (1.6% y 2.6%) y Venezuela (-7.4% y -4.1%).