•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los ministros de Economía de El Salvador y Nicaragua anunciaron ayer en la capital guatemalteca la decisión de sus países de adherirse a la recién formalizada unión aduanera entre Guatemala y Honduras, la primera de Centroamérica.

El anuncio de ambos Gobiernos se hizo al iniciar la primera mesa de trabajo con funcionarios de Guatemala y El Salvador para definir una hoja de ruta y en un “corto plazo” concretar el ingreso a la unión aduanera.

“He manifestado la decisión de adhesión a la unión aduanera que tienen Guatemala y Honduras”, expresó en conferencia de prensa el ministro de Economía de El Salvador, Tharsis Salomón López.

López agregó que esperan terminar con las rondas de negociación en diciembre próximo y que no se trata de crear un nuevo acuerdo de integración, sino definir los puntos para sumarse al creado por Guatemala y Honduras.

Por su lado, su homólogo nicaragüense, Orlando Solórzano, afirmó que trabajan a “paso acelerado” y con “mucho entusiasmo” para oficializar la integración económica entre los cuatro países.

Las mesas técnicas tendrán el acompañamiento de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), afirmó el titular de la entidad, el hondureño Melvin Redondo.

En junio pasado, Guatemala y Honduras pusieron en marcha la primera unión aduanera en América Central, que liberaliza 75% del intercambio bilateral y dejaron abierta la posibilidad de incorporar a más naciones del istmo.

La alianza unifica las aduanas de los dos países con un arancel común para la importación de bienes, al tiempo que se reducen los requisitos para el tránsito de personas.

El viceministro de Economía de Guatemala, Julio Dougherty, explicó que la adhesión de El Salvador y Nicaragua es “inminente”, y que invitarán a Costa Rica y Panamá para “poder llegar a la integración (regional) que todos deseamos”.El mes pasado, el subsecretario hondureño para Inversiones y Comercio Exterior, Melvin Redondo, dijo que la unión aduanera facilitará “el paso fácil” de personas entre ambos países a finales de este año.

La segunda etapa se dará lo que se denomina “paso fácil migratorio” y en la tercera se tendrá “el libre movimiento de personas” entre los dos países, lo cual no implica que los ciudadanos pueden desplazarse a trabajar al vecino país.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, ha expresado en varias ocasiones que Nicaragua y El Salvador tienen que estar pendiente de que se cumplan los resultados esperados, “para buscar como sumarnos a la mayor rapidez posible a ese proceso de unión aduanera”.