•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La economía de Nicaragua ha crecido en los últimos años a una tasa de entre el 4% y el 5%, pero no es un crecimiento suficiente para alcanzar al resto de las economías centroamericanas, dijo ayer el economista, académico y político chileno Andrés Velasco, durante el III Encuentro Empresarial, Nicaragua 2017, organizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Es cierto que ha venido creciendo la economía a una tasa de entre el 4% y el 5%. Créanme que en el contexto mundial ese número no es malo, pero Nicaragua parte muy rezagado y que por lo tanto para alcanzar a los vecinos tiene que crecer más que el 4% o 4.5%”, opinó Velasco.

Nicaragua no es una excepción de los países de América Latina que tienen problema económico ni es un problema reciente, sino de larga data, manifestó el expositor chileno.

“¿Por qué crecemos mucho o poco?”, se preguntó.

Recordó que, según los economistas, el crecimiento de un país se puede conseguir a través del crecimiento de la productividad, de la inversión y del empleo.

Velasco mencionó que los países de América Latina en lo general están rezagados en productividad e inversión.

Asimismo tienen problemas de empleo. “Y esto se dice menos, se resalta menos, pero a mí me parece lo más importante, porque tiene un lado económico, pero sobre todo un lado social, que no podemos eludir”, comentó.

Argumentó que al haber más personas con empleos, las economías de los países crecen más, en tanto cuando hay poca gente trabajando hay muchos hogares sin ingresos.

Para Andrés Velasco, los países de América Latina han puesto en práctica las recomendaciones convencionales, hechas en parte por los organismos financieros internacionales, para promover la inversión, como una buena macroeconomía, estabilidad económica, una carga tributaria razonable, entre otras, pero afirmó, no ha sido suficiente para crecer económicamente.

AL se “juega su futuro” si no entra a “internet industrial”

“No basta en alguna medida porque el otro determinante de la inversión es la productividad. Evidentemente uno no va a invertir al menos que esa maquinaria, que esa planta, esa fábrica, sea productiva. Y por lo tanto, uno no puede hablar de incentivos a la producción sin hablar de los determinantes de la productividad”, señaló el experto Chileno.

El experto comparó cómo se comporta la productividad de los países de la región en comparación con Estados Unidos. Por ejemplo, una máquina y un trabajador en Miami producen 100%, pero la misma máquina con un trabajador local, en Nicaragua produciría 46.1%; Costa Rica, 75.5%; Honduras, 31.1%; El Salvador, 60.7%; y Panamá, 54.7%.

“Es decir, la misma máquina con el mismo trabajador, con los mismos años de escolaridad, educación, preparación produce en Tegucigalpa un tercio de lo que habría producido en Miami, por razones de gestión, organización, entre otros”, explicó.
Así, para Velasco, “la pregunta del millón es cómo hacer más productivas las empresas y a su vez cómo hacer más productivos a los países”. 

Recetas

Para el economista hay dos recetas que pueden mejorar la productividad. La primera es: “Haga lo mismo que siempre ha hecho, pero hágalo mejor”. La segunda es la diversificación. 

“El problema es que si yo planto una hectárea de café o una hectárea de caña o maíz, el potencial incremento en la productividad de esa hectárea al comienzo, si yo lo hago muy mal, se puede mejorar, pero si ya llevo 10 años en ese asunto, probablemente ya ensayé, aprendí, importé técnicas, el margen de crecimiento de la productividad en esa hectárea de café será muy poco”, ejemplificó. 

“Eso es lo que los economistas llamamos retornos decrecientes en el margen. Si llevo 30 años plantando café es muy difícil, al menos que llegue alguna revolución tecnológica, que esa hectárea de café se vuelva más productiva. Por lo tanto, cuál es la alternativa dos: es sacar parte de esos recursos que están en actividades tradicionales y asignarlos a actividades nuevas, donde la productividad sea más alta”, subrayó Velasco. 

El experto indicó que en general, las economías de la región producen lo mismo que hace 40 o 50 años, es decir, no se han diversificado. En el caso de Nicaragua, advirtió que la canasta exportadora de mercancías sigue estando concentrada en pocos bienes y además son bienes primarios.

Sostuvo que hay mucha evidencia empírica de que los países con más diversificación, que mantienen los otros actores constantes, la economía crece más.

“Los países más ricos hoy son los más diversificados. Noruega produce petróleo, pero también produce computadores, y también camisas. Es decir, las economías ricas, casi por definición, son economías diversificadas; y las economías pobres, casi por definición, son las que producen cuatro a seis bienes”, aseveró.

Otro ejemplo: Singapur 

“En el año setenta, Singapur era un charco, pobre, cálido y abandonado. En el 2010, Singapur era una de las economías más pujante y más ricas del mundo. ¿Qué hizo Singapur? Hizo muchas cosas, pero lo más importante fue que cambió radicalmente la estructura de sus exportaciones. Exportaba en 2010 electrónica, reactores, papelería, aceite, vehículos”, contó Velasco.

Citando un libro titulado “El Atlas de la Complejidad Económica”, Velasco dijo que el país más diversificado del mundo es Japón, seguido por Alemania, Estados Unidos, Singapur, República Checa, Irlanda, entre otros. Nicaragua se encuentra en el lugar 128 de 141 países, por lo tanto sigue siendo una economía con una diversificación baja, afirmó. 

Problemas de escalas 

Andrés Velasco señaló que uno de los problemas que tienen los países de América Latina, incluido Nicaragua, es la producción de escala. Es decir, hay que producir en grande para llegar a mercados importantes, como el de Estados Unidos. Destacó que el problema de escalamiento se da principalmente en el área de manufacturas. 

Velasco dijo en ese sentido que tener un vecindario o un mercado local es importante. México es un ejemplo, dijo, porque tiene como vecino a Estados Unidos, pero el resto de países latinoamericanos “tienen un vecindario muy mal comprador”.

Una de las posibles medidas para solventar un poco los problemas de escala, aseguró, es que ante un producto nuevo el gobierno se convierta en un “comprador inteligente”. 
Esa empresa, explicó, puede crecer en unos cinco o seis años, y luego salir al mundo.

Funides presentará lista de productos de exportación potenciales

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) presentará en la feria Expo Apen, en septiembre próximo, una lista de productos y servicios de exportación que tienen potencial en el país. 

“Si un país tiene poca diversificación, como es el caso de Nicaragua, las probabilidades de crecer en 10 o 15 años son reducidas”, explicó Juan Sebastián Chamorro. 
Chamorro señaló que en esa lista hay sectores como turismo, agroindustria, plantaciones forestales, call centers, entre otros. 

Para elaborar esa lista están usando toda la lista de productos de la Organización Mundial del Comercio.