•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La economía de Estados Unidos ganó velocidad en el segundo trimestre y más que duplicó su expansión respecto al primero al aumentar los gastos de defensa y el consumo, según datos divulgados ayer.

El PIB de la mayor economía mundial creció 2.6% entre abril y junio contra 1.2% en los primeros tres meses del año, informó el Departamento de Comercio.

Este resultado, que es preliminar y tendrá dos revisiones, está dos décimas de punto por debajo de las expectativas y muestra que la economía estadounidense enfrenta viento en contra.

Un creciente déficit comercial, así como menores ventas de viviendas, inventarios de empresas y gastos de gobiernos estatales y locales, pesaron en el crecimiento, dijo el Departamento de Comercio.

Luego de un pobre comienzo de año, muchos economistas esperaban un repunte, dado que usualmente el primer trimestre ha sido de bajo crecimiento en los años recientes.

Sin embargo, el resultado del segundo trimestre sumado al bajo del primero, hizo que en el primer semestre la economía de Estados Unidos haya crecido apenas 1.9%; una tasa superior a la de 1.5% del año pasado pero menor al promedio de 2.2% de los tres años anteriores.

 Más gasto en defensa

El gasto en defensa propulsó el crecimiento trimestral: aumentó a 5.2%, su mayor tasa en cinco años y más que compensó la caída de 1.9% del gasto no militar y que fue la mayor desde 2013.

El consumo, pulmón del PIB estadounidense, subió 28% desde 1.9% en el primer trimestre. También avanzó la exportación de servicios con un crecimiento de 6.5% que es el más elevado en más de cuatro años.

Sin embargo, las ventas de viviendas tuvieron su mayor caída en siete años al bajar 6.8%.

“No hay razones para preocuparse porque la economía se acelere hacia un crecimiento no sostenible y tampoco hay razones para preocuparse por una recesión”, dijo el economista Chris Low, de FTN Financial.

El presidente Donald Trump prometió llevar el crecimiento en Estados Unidos a 3% o más con recorte de impuestos, más gasto en infraestructura y eliminación de reglamentaciones económicas.

Trump saludó los datos trimestrales y dijo que reflejan los esfuerzos de la Casa Blanca para estimular la economía.

No obstante, su agenda sigue demorada al fracasar los intentos por reformar el sistema de atención medica instaurado por su antecesor Barack Obama.

La Reserva Federal (Fed) subió dos veces las tasas de interés en lo que va del año tras considerar que el tímido crecimiento del primer trimestre fue meramente circunstancial. Mientras los datos más recientes confirman eso, los directores de la Fed tienen ante sí señales que podrían socavar su objetivo de seguir endureciendo la política monetaria con un nuevo aumento de tasas este año.

La inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles, subió apenas 0.9% en el segundo trimestre; su menor aumento desde 2010.

Y este viernes el Departamento de Trabajo dijo que sueldos y salarios atenuaron su crecimiento en el segundo trimestre al subir 0.5% contra 0.8% en el primero.