•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los créditos otorgados por la banca nacional aumentaron 18%, hasta alcanzar los C$152,349.8 millones entre enero y mayo de este año, en relación con el mismo período de 2016, precisó el Informe Financiero de  Mayo 2017 publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN). 

El crecimiento de la cartera crediticia en los primeros cinco meses del año es levemente inferior al reportado en el mismo lapso de 2016, cuando alcanzó el 22.7%.

El economista Sergio Santamaría explicó que este resultado está estrechamente relacionado con la actividad económica y su proceso de desaceleración.END

“Eso me está indicando una desaceleración de la actividad económica, es decir, sigue creciendo pero a una tasa menor, y de hecho, hay que recordar que el Gobierno habla de una tasa de crecimiento de 4.5%  (del PIB) para 2017 y en 2016 era de 4.7% (de crecimiento del PIB)”, la actividad económica se ha estado desacelerando desde 2015, a pesar de que se hayan mejorado las exportaciones y mejore el precio de los productos”, explicó.

Te interesa: Recaudación crece a menor ritmo

De los siete sectores económicos a los que se destinan los créditos, el primer lugar en términos de crecimiento lo ocupan los créditos personales con un 20.2%. Adicionalmente resaltan las tarjetas de crédito (18.7%) y los créditos industriales  (18.5%), precisan las estadísticas de la entidad.

El 35.9%  de la cartera crediticia bruta fue entregado para fines comerciales, mientras que un 20.35% corresponde a créditos personales, el sector agrícola acapara un 7.74% y la ganadería un 2.19%.

Además: Funides sugiere una economía más compleja para crecer 7% anual

El Banco Central indica en su informe que el crecimiento de este período corresponde  mayoritariamente al incremento en los desembolsos de créditos comerciales. “El sector de mayor contribución al crecimiento del crédito fue el comercial con 6.5 puntos porcentuales, seguido por los préstamos de consumo con 5.4 puntos porcentuales”.

En el lapso analizado por el informe del BCN, las cifras revelan que los depósitos se incrementaron 11% al pasar de C$140,120.7 millones entre enero y  mayo 2016 a C$155,484.5 millones; este incremento fue solo 0.7% menor al experimentado en 2016.

Preferencias

Los nicaragüenses prefieren mantener sus activos financieros en dólar. En ese sentido, el BCN  indica en su informe que el 75.4% de los depósitos es en  moneda extranjera, mismos que crecieron 11% en el período de estudio; muy de cerca están los depósitos en dólares, que mostraron un crecimiento de 10.9%.

“Lo que está pasando es que todavía tenemos la memoria inflacionaria por lo vivido en los años ochenta, ya sea porque los agentes lo vivieron o escuchan el relato de sus padres. A pesar de que hay rendimientos ligeramente superiores en  córdobas, prefieren mantener la divisa  dólar como activo financiero”, aseguró el economista.

Los depósitos están estructurados en tres grupos (a la vista, de ahorro y a plazos) y están distribuidos de la siguiente forma: el 40% (C$62,142.4 millones) corresponde a depósitos de ahorro, 35.7% (C$55,572.8 millones) son depósitos a la vista y 24.3% (C$ 37,769.3) depósitos a plazo.

El BCN señala que este año la estructura se modificó ligeramente, pues los depósitos a la vista han aumentado y los fondos a plazo han disminuido levemente.

Este cambio Santamaría lo explica como una decisión de los agentes para protegerse de situaciones sensibles. “Hay mayor precaución en la gente ante este ante situaciones que pudiesen ser sensibles, entonces la gente está prefiriendo tener activos más líquidos, o sea depósitos de ahorro ya a la vista que depósitos a plazo, es un proceso de precaución de la gente”, afirmó.