•   Bonanza, RACCN  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Johana Corea es una de los más de 5,000 mineros artesanales que integran el Modelo Bonanza, impulsado por la empresa Hemco y la Alcaldía de ese municipio, y presidenta de la Cooperativa Multisectorial de Mineros Unidos (Coopemu),  una de las más grandes de la comisión al  albergar a  200 socios. El modelo ha logrado formalizar la relación entre los mineros artesanales e industriales por medio de la Comisión Municipal de la Minería Artesanal (CMMA)

Originaria de Rivas, Corea se trasladó a Bonanza atraída por el negocio de la minería en el 2000, inició acarreando y refinando broza en las minas,  posteriormente junto con un grupo de 38 personas adquirió un terreno con una extensión de cinco manzanas e inició a extraer minerales de forma artesanal. 

Socios

De las 38 personas con las que Johana inició trabajando en la minería artesanal, solo quedaron tres. En 2013, Johana  inició la búsqueda de más socios, ese año formó Coopemu y  se integró a la CMMA, que constituye un apoyo importante para el desarrollo de la minería artesanal, y que este miércoles cumple su cuarto aniversario.

El papel de la comisión 

Johana también señala que uno de los retos más grandes antes de la comisión era la entrega del material, ya que eran menos frecuentes y perdían mucho tiempo porque no existían plantas asignadas únicamente para acopiar el material extraído por los mineros artesanales. “Antes de la comisión vendíamos material cada tres meses porque solo había una trituradora”, recordó.

La comisión dio los primeros pasos de formación el 27 de julio de 2007, cuando las cooperativas de mineros artesanales e independientes vendían materiales a Hemco. Posteriormente  se integraron autoridades nacionales y municipales como: Alcaldía Municipal, Ejército Nacional, Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Actualmente,  5,000 mineros pertenecen a la comisión,  nueve cooperativas y 200  mineros independientes, además forman parte de esta comisión las cooperativas de transporte que albergan a 75 unidades exclusivas para el traslado de minerales, según Marcela Castillo, vicegerente de Relaciones Empresariales de Hemco.

Ella  señala que los mineros artesanales en Bonanza  normalmente trabajan en grupos pequeños no mayores a cinco personas con un nivel de organización reducido. “Los mineros enfrentaban múltiples retos y una variedad de necesidades”, comenta. “En Bonanza Hemco tiene una concesión y en la que hay mineros artesanales trabajando. Desde 2007 comenzamos una relación comercial con ellos: a comprarles minerales de nuestra concesión”, recordó Castillo. 

Formalizar 

Con el objetivo de formalizar la relación entre los mineros y la compañía en 2010 realizaron un foro y un censo para identificar a los mineros artesanales de Bonanza y se integró a las autoridades e instituciones públicas rectoras de la actividad minera para dinamizar el diálogo.

“En el foro de 2010, los mineros expusieron sus peticiones  y hace cuatro años  se inscribió y se nombró (la comisión), se hizo una ordenanza y una normativa de ese grupo de trabajo se dijo que este grupo tiene que ser inclusivo, representar a todos los actores de la cadena y será  liderado por la Alcaldía Municipal”, detalló Castillo. 

Los mineros artesanales pertenecientes a la comisión entregan broza al menos una vez al mes,  conforme a la planificación elaborada por la comisión en las dos plantas construidas  exclusivamente   para procesar su material: Vesmisa, construida en 2010 y La Curva, construida en 2012.

Uno de los principales logros de la comisión es el programa de fiscales  que empezó a funcionar desde 2015. Este programa acompaña a la capacitación sobre geología y reconocimiento del material recolectado, con el objetivo de que los resultados que arroje el material (gramos de oro por tonelada) sean aceptados como correctos por los mineros.

Hasta el momento, el programa está conformado por 10 fiscales quienes recibieron capacitación previa y una lista detallada de lo que deben de revisar para presentar un informe a la comisión, que se reúne una vez al mes. El programa es financiado por las cooperativas de mineros, de transportistas y la Alcaldía de Bonanza.