•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La incertidumbre política y económica de Estados Unidos están influyendo en el débil crecimiento de la mayor economía mundial, dijo ayer el vicepresidente de la Reserva Federal (Fed) Stanley Fischer.

“Una elevada incertidumbre, política y, a la vez, económica, está también jugando un rol” en la debilidad de las inversiones, dijo en un discurso divulgado por la Fed.

“La incertidumbre sobre las perspectivas de las políticas del Gobierno en materia de seguro médico, reglamentaciones, impuestos y comercio hacen que las firmas retrasen sus proyectos hasta que el panorama se aclare”, dijo.

El Senado de Estados Unidos derrotó la semana pasada otro intento de la Casa Blanca por reformar el sistema de salud heredado de Barack Obama, pero el destino de esa ley sigue en duda. El presidente Donald Trump amenazó con cortar el financiamiento de los seguros médicos para muchas familias.

Además las promesas de reformas al sistema impositivo hechas por Trump no fueron más lejos que una enunciación de metas y parece improbable que el Congreso las discuta y sancione este año.

Fischer estimó que al mercado de Estados Unidos le falta competencia interna.

“Una explicación para la debilidad de las inversiones es que se advierte una reducción de la competencia entre empresas (...) y una mayor concentración en la industria”, indicó.

“Una menor competencia permite a las compañías mantener elevadas ganancias sin la presión de tener que aumentar su producción para conservar su franja del mercado”, añadió.