•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ministro guatemalteco de la Defensa, Williams Mansilla, admitió ayer que “las mafias persisten” en las aduanas de Guatemala y que es necesaria una mayor coordinación interinstitucional para su erradicación.

El titular de la cartera hizo esas declaraciones durante una reunión en la que varios diputados opositores de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) cuestionaron a funcionarios del Gobierno por su falta de acción para eliminarlas.

Esta problemática también fue reconocida por el viceministro de Gobernación (Interior), Aníbal Guzmán, quien dijo que el equipo policial con el que cuentan en los puertos no es suficiente por lo que anunció que próximamente se agregarán 100 elementos.

Entre las irregularidades detectadas en los puertos destacan la falta de control de la mercadería, contenedores que llevan drogas y armas, deficiencia en la seguridad perimetral y otras, principalmente en el Puerto Santo Tomás de Castilla.

El titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Juan Francisco Solórzano Foppa, indicó que hicieron solicitudes a los puertos para recuperar el control; sin embargo, aún no se atienden más del 70% de dichos requerimientos. 

El presidente de la junta directiva de Puerto Quetzal, Bernardo López, admitió que aún se están realizando adecuaciones para cumplir con los requerimientos de la Hacienda guatemalteca.

Corrupción 

Las aduanas han estado involucradas en varios casos de corrupción desde que en 2015 la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) emprendieron una férrea lucha contra la corrupción, donde se desarticuló la trama “La Línea”, liderada por el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos en prisión preventiva.

El pasado mes de julio, el Gobierno juramentó a Byron Monterrosa como nuevo presidente de la portuaria Santo Tomás de Castilla en sustitución de Fernando Lorenzana, quien fue destituido después de que el titular de la SAT dijera que en el puerto seguían operando las mafias y el descontrol.

El puerto Santo Tomás de Castilla es el segundo más importante de Guatemala en el mar Caribe y es la conexión directa con Estados Unidos, el principal mercado del país, sobre todo con los puertos de Miami.

En el primer cuatrimestre del año, Santo Tomás reportó un movimiento de carga de 3.1 millones de toneladas métricas y una recaudación de US$137 millones.

Según la SAT, de 17 aduanas que existen en Guatemala, 14 operan con cifras por debajo de la meta de recaudación, entre otras cosas por la corrupción, por lo que la Hacienda ha establecido amnistías con el esfuerzo para alcanzar las metas establecidas cada mes.