•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), publicó ayer el Estudio Económico de América Latina y el Caribe, que contiene  las proyecciones de crecimiento promedio para la región este año. El organismo de Naciones Unidas proyecta un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) en 1.1% para América Latina y 3.6% para Centroamérica. Nicaragua es la cuarta economía con perspectivas de crecimiento más altas en toda la región con 4.7% y la segunda proyección más alta en el istmo.

En Centroamérica, la economía nicaragüense solo es superada por Panamá con una proyección de crecimiento de 5.6%, en tercer puesto, está Costa Rica con 4.1%, Honduras, en la cuarta posición con 3.7%, Guatemala en quinto lugar con 3.4% y El Salvador con 2.5%. END

En abril de este año el Fondo Monetario Internacional (FMI), pronosticó para Nicaragua un crecimiento de 4.5% y calificó el crecimiento del año anterior como sólido, influenciado por la demanda interna y una inflación controlada, sin embargo advirtió sobre riesgos que deben atenderse para mantener el ritmo de crecimiento logrado hasta el momento.

Te interesa: Bolsa agropecuaria transó US$500 millones en el primer semestre

“En 2017, se ha proyectado un crecimiento del PIB real del 4.5 por ciento con una inflación que se espera permanezca contenida en torno al 6 por ciento, suponiendo que los precios del petróleo y los alimentos se mantienen en consonancia con las proyecciones de las Perspectivas Económicas Globales del FMI”, según la  Consulta de Artículo IV de 2017: Declaración final, divulgada en mayo.

La economía centroamericana y  de México será impulsada este año por los ingresos de remesas y mejores expectativas de crecimiento de Estados Unidos, su principal socio comercial, precisó ayer la Cepal.

De interés: La incertidumbre pesa en el crecimiento de EE. UU.

En los dos primeros trimestres del año, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua percibieron US$6,740 millones en remesas. Guatemala percibe el 49% de este monto (US$3,328 millones), Hasta abril la Cepal reporta para Nicaragua un ingreso de US$431 millones,  en ese mismo periodo El Salvador recibió US$1,581 millones, Honduras en los primeros 6 meses del año  percibió US$1,400 millones en remesas.

Leve mejoría en América Latina

A nivel latinoamericano, las proyecciones  presentan una leve mejoría en relación al 2016, cuando la región enfrentaba una contracción equivalente a 1%.  Después del descenso económico de América del Sur en 2016 equivalente al 2.4%, para este año se espera un incremento de 0.6%.

El incremento de  este año es efecto de “un contexto internacional que pese a los riesgos geopolíticos muestra mejores expectativas de crecimiento, y una mejora en los precios de las materias primas que exporta la región”, indicó la Cepal.

Recomendaciones 

Aunque la entidad reconoce los progresos de la región, destaca la importancia de las políticas macroeconómicas para dinamizar el crecimiento de largo plazo y avanzar hacia el cambio estructural de las economías de la región. Entre las políticas a implementar en Latinoamérica, la  Secretaria Ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena recomienda las políticas anticíclicas como medidas para reducir las fluctuaciones, cambiar características propias de los países que frenan el crecimiento y apoyar la inversión.  “Para retomar el crecimiento de mediano y largo plazo se requiere contar con políticas anticíclicas que no solo se centren en reducir las fluctuaciones del ciclo, sino también en modificar aquellas características específicas que influyen negativamente en el crecimiento y en la estructura productiva de los países de la región”, precisó Bárcena.

 Además explicó que las políticas fiscales contra cíclicas deberán diseñarse para defender y promover la inversión pública y privada. 

“Se trata de revisar las reglas fiscales para que permanezcan como instrumentos proestabilidad, pero que sean también proinversión. Este marco fiscal deber ir acompañado de una política financiera de estabilización del crédito y una política monetaria que apoye el crecimiento de la inversión y que vaya más allá de instrumentos como la tasa de interés”, concluyó.