•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los artículos y servicios tecnológicos presentes en las viviendas han aumentado considerablemente. Actualmente, el 86.5% de las viviendas tiene celulares, mientras que en 2016 esa proporción alcanzaba un 62%. 

La adquisición de computadoras registró un fuerte aumento al pasar de 6.9%, en 2009,  a 17.2% en 2016. Los televisores plasma, por su parte, tuvieron una gran aceptación en los hogares nicaragüenses en 2009; ni el 1% de la población disponía de este electrodoméstico y, en 2016, el 17.7 % contaba con este artículo.

 Los servicios de Internet y televisión por cable se intensificaron en los últimos siete años, el primero pasó de 2% al 15.1%,  mientras que la televisión por cable progresó de un 16.2% a un 35.4%.

Materiales de construccción 

Los materiales predominantes para la construcción de viviendas en Nicaragua son: cemento para las paredes, zinc para los techos y mosaico para los pisos, según el Informe de Vivienda de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) elaborado por el  Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).

El 36.2% de las viviendas tiene paredes de cemento, aunque una parte importante (17%) fue construida con madera. Entre 2009 y 2016 aumentó el uso de ladrillos de barro, adobes, canteras y disminuyó el de cemento y madera en 2.2 y 4  puntos porcentuales, respectivamente.

Los nicaragüenses han sustituido el uso de tejas de barro para construir techos, y por el zinc. A 2016, el 89.5% de las viviendas tiene techo de este material, mientras que, desde 2009 hasta el año pasado, las de tejas descendieron de 10.3% a 6.5%, según las estadísticas del Inide.

En cuanto a los pisos, la distribución es similar entre mosaico, embaldosado y tierra, con 33.8%, 30.1% y 31%, respectivamente.

Entre 2009 y 2016, la proporción de casas pasó de 94.5% a 98.2%; estas son definidas por Inide como “locales de habitación permanente construido con materiales duraderos, que debe reunir la condición de separación e independencia y tener una entrada directa desde la calle, carretera, jardín o terreno”.

Las viviendas sin escrituras se redujeron 5.4 puntos porcentuales, al 2016. El Inide estimó que un 27.4% no disponía de documentos legales de propiedad. 

Más de la mitad de las viviendas (57.8%) posee escrituras; un 5.4% es alquilada; 6.4% es  cedida y 2.5% es recibida por servicios.

Servicios básico 

El 70.5% de las viviendas encuestadas por Inide recibe agua por medio de la red pública; un 35.8% tiene tubería conectada dentro del terreno, que aumentó a 6.9 puntos porcentuales desde 2009 y el 34.7% restante cuenta con tubería conectada a la red pública dentro de su casa, el restante está distribuido entre pozos públicos y privados, manantiales y otras fuentes hídricas.

La iluminación de las viviendas se ha visto notablemente mejorada, pues la proporción de casas con servicio eléctrico proveniente de la red de energía alcanzó un 85.8%, mientras que en 2009 apenas llegaba a un 76.1%. Además, el uso de fuentes de iluminación tradicionales como los candiles disminuyó en este periodo 12.8 puntos porcentuales, al pasar de 14.9%, en 2009, hasta 2.1% el año pasado. Candelas y ocote también redujeron su uso.

Más paneles solares

La proporción de viviendas con fuentes de energía propia, como los paneles solares, se incrementó en 5.2%.

En cuanto a los servicios higiénicos, el 36.1% de los hogares tiene letrinas con tratamiento y un 27.2% inodoros conectados a tuberías de aguas negras.

El informe también recopila información de la forma de eliminación de la basura  y expone  que el 52.1% de las viviendas  desecha sus residuos a través de los camiones recolectores de la municipalidad, aunque un 34.6% aún tiene prácticas poco amigables con el ambiente, como la quema.