•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estado de las llantas, los cuidados que se les deben brindar y la adecuada forma de conducción, son factores que determinan la seguridad de los pasajeros al momento de transportarse en un vehículo. El camino pone a prueba las llantas; si el conductor no ha olvidado darles el mantenimiento que necesitan, todo va a marchar bien, pero si este no ha sido el caso, las llantas no van a tardar en manifestar sus síntomas, que bien podrán ser percibidos por el conductor. La mayoría de las llantas responde bien ante situaciones cotidianas, pero en condiciones difíciles revelan sus diferencias.

El consejo que brinda Bernardo Ortega, gerente general de Axis Distribuidores y conocedor en materia de llantas, es que los conductores elijan las llantas correctas para su vehículo y que cumplan con las pertinentes reglas de mantenimiento de las mismas, además de los cuidados que debe implementar al usarlas; de esta forma, el experto asegura que se puede prolongar la vida útil de las llantas y el usuario no necesitará comprarlas nuevas con tanta frecuencia.

Consideraciones

La forma de conducir afecta directamente la durabilidad del vehículo, de manera que una conducción a altas velocidades puede causar desgaste en el motor, afectar la transmisión y embrague, suspensión y dirección, donde los frenos y llantas no se quedan atrás. Un punto importante que destaca Ortega es que los conductores controlen si las llantas tienen la presión correcta de aire (inflado), porque, de no ser así, no se desgastan de manera uniforme cuando están sobreinfladas y esto se traduce en que no durarán mucho. Por ejemplo, una llanta que normalmente debería durar 40 mil kilómetros, se desgastará a los 32. Y si la presión es baja, esta acelera el desgaste de los costados de la llanta, y también altera el desempeño en adherencia de la misma, afectando la seguridad de los ocupantes.

Sumado al aspecto anterior, el mantenimiento regular de las llantas en cuanto a rotación, alineación y balanceo, te pueden ayudar a ahorrar dinero, de manera que entre cada 5 mil a 10 mil km de recorrido, las llantas necesitarán ir de consulta al taller mecánico para que garanticés el desgaste parejo de las llantas de tu carro, asegurando además el buen funcionamiento mecánico de la carrocería. Entre otros aspectos, Ortega insiste en que no tener cuidado al manejar (conducción agresiva con acelerones y frenazos excesivos) hace que la llanta sufra choques y agresiones que, como consecuencia, pueden cortarla o dañarla. 

Sobrecarga

“Al sobrecargar una llanta y sobrepasar las capacidades indicadas por el fabricante, podemos causar daños a la suspensión del vehículo y a la misma llanta por fatiga de los componentes que pueden resultar en una falla total con resultados trágicos si ocurre mientras el vehículo está rodando, especialmente a altas velocidades”, explica Ortega.

¡Mucho ojo!

Al conducir se debe tener cuidado con los baches, escombros y esquinas filosas de las aceras que al chocar pueden agredir la llanta, causándole daños severos en sus costados. “Algo muy común que he notado, especialmente en las llantas de perfil bajo, son los pellizcos con el rin, causados por el exceso de velocidad cuando un carro se va en un bache. Esto resulta en un corte al costado y muchas veces daña la llanta sin posibilidad de repararla”, expone el experto. En caso de que tu llanta sufriese un choque o pinchadura, es importante que la llevés a reparar a un centro de servicios certificado que utilice técnicas y materiales de primera calidad. 

Condiciones de carretera

Todos los vehículos pueden circular en carreteras pavimentadas. Para fuera de carretera en vías con terreno severo, Ortega recomienda utilizar un vehículo con doble tracción o 4x4. Eso sí, aunque el carro sea todoterreno, es importante utilizar la llanta correcta. Por ejemplo, la Toyota Hilux de fábrica viene con una llanta para utilización principalmente en carretera, si se desea utilizar en terreno irregular, es importante ponerle una llanta todoterreno o una llanta para superficie severa, comúnmente conocida como de “lodo.” Es fundamental, que tu asesor de llantas conozca la conducción que le vas a dar al vehículo y te recomiende la llanta con el tipo de banda de rodamiento correcto y capacidad de carga adecuada. 

Consejos para cuidar nuestras llantas

a. Comprar llantas de acuerdo a la utilización que le daremos al vehículo. 
b. Mantener la presión de la llanta según la recomendación del fabricante del vehículo y revisarla periódicamente. 
c. Conducir defensivamente evitando baches y escombros. 
d. Dar mantenimiento preventivo y realizar reparaciones a las llantas en Centro de Servicio que cuenten con personal calificado y utilicen insumos y técnicas correctas.