•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El plenario de la Asamblea Nacional aprobó con 89 votos a favor, el préstamo de US$105.4 millones que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) otorgó a Nicaragua para la ampliación de la pista Juan Pablo II, quedando garantizados los fondos para convertir esta carretera en una autopista de 10 carriles en la mayor parte de su trayectoria.

Durante el debate previo a la votación, el legislador del Partido Conservador Alfredo César manifestó la necesidad de “poner el ojo a no seguir contratando estos montos de créditos para hacer este tipo de inversiones, que son necesarias, pero podemos correr el riesgo de un endeudamiento excesivo con términos muy onerosos para el país”.

Para pagar este préstamo, el BCIE otorgó “15 años de plazo, que es apropiado, tres son de gracias, pero ¿cuál es la tasa de interés? El interés está basado en la tasa Libor, una tasa europea interbancaria, una tasa comercial, no es concesional, ahorita está baja, pero se espera que en los próximos tres años, Europa recupere su vigorosidad económica, (y)  la tasa suba al cuatro o cinco por ciento anual”, señaló César. “Además,  el BCIE está cargando una comisión adicional, arriba de la tasa Libor, puede ser que ahorita esté en uno o dos por ciento, pero puede ser que en unos tres o cuatro años, dependiendo de que si Nicaragua tiene restricciones o no  a los préstamos internacionales, el BCIE cobre más”, agregó.  Ante una situación como esta, el legislador recomendó “buscar otras fuentes de financiamiento más concesionales para proyectos como este”.   

El contrato del préstamo con el BCIE  establece que la tasa Libor será revisada y ajustada semestralmente durante la vigencia del crédito. El grado de concesionalidad de este préstamo es de 5.47%.  Estos US$105 millones son parte del presupuesto total del proyecto, que incluye otro financiamiento del Banco Europeo de Inversiones (BEI), el cual otorgó un monto de US$136 millones y una contrapartida del Gobierno de US$ 33. 4 millones.  Pero el nivel de concesionalidad del financiamiento del BEI es de un 32.14%, con 25 años de plazo, cinco de gracia y un una tasa de interés de 1.8%. 

Alta concesionalidad 

Por su parte, el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez explicó que “tenemos recursos altamente concesionales y otros menos concesionales. Nosotros lo que hacemos es una mixtura entre ambos tipos de financiamientos y hacemos una concesionalidad ponderada,  como tenemos recursos del BEI altamente concesionales, cuando hacemos la mixtura, la concesionalidad ponderada del proyecto de Rehabilitación de la Pista Juan Pablo II está  arriba del 30% para que quede claro”.  “No estamos asumiendo el financiamiento de un proyecto con altas tasas de interés, eso no es cierto. El proyecto está financiado con altísima concesionalidad y con muchísima responsabilidad”, recalcó Gutiérrez. 

El legislador sandinista también enfatizó que el proyecto “tiene un efecto transversal en la competitividad del país. El comercio y la industria  se verán beneficiados con este proyecto y por supuesto que el proyecto se repaga. Cuando inyectamos capacidad de acción productiva, agropecuaria, comercial, industrial, estamos garantizando el crecimiento económico que nos sirve para repagar este tipo de endeudamiento, por lo tanto no es cierto que este tipo de obras no se repagan”.