•  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, propusieron hoy la creación de un fondo mundial de 100.000 millones de dólares para relanzar el comercio en medio de la crisis financiera global. "Necesitamos una transfusión en la economía mundial y pediré la Cumbre del G-20 en la próxima semana que apoye una expansión financiera a 100.000 millones de dólares para ayudar al comercio en todo el mundo", manifestó Brown en una conferencia de prensa conjunta con Lula.

Brown llegó hoy a Brasilia para una reunión con Lula, cuya agenda fue casi completamente dedicada a analizar los temas centrales de la Cumbre del G-20 que se realizará en Londres el 2 de abril para buscar salidas a la crisis. De acuerdo con la idea lanzada por Brown con el apoyo de Lula, ese fondo de 100.000 millones de dólares sería un paso inicial para revitalizar el comercio mundial, aunque los detalles sobre la composición del paquete de recursos aún serán motivo de discusiones.

"Es absolutamente vital si queremos salir de esta recesión que se reactive el comercio mundial, en beneficio de los países importadores y exportadores. Y la propuesta de 100.000 millones de dólares es lo mínimo que precisamos para recuperar el comercio en el próximo mes", expresó Brown. El primer ministro británico destacó "el compromiso de Brasil en hacer su parte", y recordó que "otros donantes, como bancos multilaterales de desarrollo, el sector privado y agencias de crédito a la exportación, también deberán dar un paso al frente y hacer su parte".

El mandatario brasileño se unió al mensaje de Brown y reiteró sus alertas sobre los riesgos que conllevaría la adopción de medidas proteccionistas. "Tenemos que recuperar el flujo de las inversiones y sobre todo el flujo del comercio. Debemos recuperar la confianza de la gente en sus gobernantes para a partir de allí reactivar el comercio. Por eso esta propuesta es tan importante", argumentó Lula. "Suelo comparar el proteccionismo comercial con las drogas", añadió. "Una persona busca una droga por una satisfacción inmediata, pero luego viene la depresión profunda. Con el proteccionismo es la misma cosa, con efectos que aún no podemos predecir adónde llegarán", expresó.

Grandes expectativas con la reunión del G-20
Lula y Brown concidieron en defender una profunda reforma del sistema financiero, con mayor regulación del sistema bancario y reformulación del papel de los organismos multilaterales, y la conclusión de la Ronda de Doha en la Organización Mundial de Comercio (OMC). "Esta reunión del G20 en Londres es histórica porque el mundo espera mucho de ella. Tenemos que dar al mundo una señal de nuestro compromiso con una solución a la crisis. No hay señal mejor al mundo que cerrar la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial", informó Lula.

En ese sentido, Brown añadió que la Cumbre de Londres podría convertirse en el primer paso hacia un nuevo consenso mundial. "El Consenso de Washington está muerto. Es necesario trabajar por un nuevo consenso", agregó. El presidente brasileño, a su vez, expresó reservas sobre el plan anunciado por el gobierno de Estados Unidos para recompra de los llamados "papeles tóxicos", alegando que aún esperaba conversar con el presidente Barack Obama en Londres para conocer los detalles del proyecto.

"En principio, les recuerdo que por algo en nuestros países a esos papeles no les llamamos tóxicos sino 'podridos'. Pienso que se deberían abandonar en un archivo y luego en un museo, porque no tenemos seguridad si todo ese dinero retornará al sistema productivo. Pero aún quiero conocer el plan", mencionó Lula.