•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Corea del Sur, Japón, China, Taiwán y Singapur  han modificado sus estructuras económicas,  al grado de consolidarse como las principales fuentes de desarrollo tecnológico.  Este  es un factor distintivo de los mercados asiáticos, según Flavio Rafael González Ayala, presidente de la Red Académica  de Comercio y Negocios Internacionales (Racni).

“Latinoamérica sigue exportando materias primas y manufacturas, mientras que Asia a pesar de producir lo mismo,  está en una evolución de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Países como China, Corea del Sur y Japón llevan el liderazgo, además de Estados Unidos y Europa. Latinoamérica tiene que ponerse  a la vanguardia y aprender de estos negocios  y modelos de desarrollo para poder entrar al siglo”, explicó.

El presidente de Racni, quien además es experto en mercados asiáticos, aseguró que la transición  de la estructura productiva de Asia es visible y exitosa en países como China, donde empresas de economía colaborativa son intensivas en tecnología.

“China era el productor de manufactura a nivel mundial, pero ahora está haciendo empresas tipo Uber, Airbnb, que son de Estados Unidos y está transformándolas en China, donde requieren poca inversión y mucha tecnología y van a pasos agigantados de lo que estamos haciendo y creo que hay mucho que aprender”, consideró. 

Negociar con éxito

Conocimientos culturales y de legislación, acompañados de una asesoría adecuada y estudios de mercado son claves para concretar negociaciones exitosas,  todo esto guiado por un plan a nivel nacional, añadió González. 

“Es ideal generar un proyecto nacional que pueda adaptar  tecnologías modernas para enseñar cómo esta legislación, cultura, mercado al que va ( el exportador),  visitar a las personas adecuadas y hacer un estudio de mercado de qué es lo que quiere vender, lleva un proceso y hay que llevarlos de la mano (exportadores), por ejemplo,  con el inglés”, aseveró.

Aunado a lo anterior, es preciso exportar bienes con valor agregado. “Las ganancias se incrementan cuando se exportan con valor agregado y lo tenemos que buscar en cualquiera de los productos que tengamos”, reflexionó González Ayala.

De acuerdo con el especialista, los mercados asiáticos se caracterizan por tener grandes economías, tal es caso de China con 1,375 millones de habitantes, India con más de 1,300 millones, Corea del Sur y Japón  a los que el desarrollo tecnológico les permite lograr niveles reconocibles de crecimiento. 

Corea del Sur, a pesar de ser un país pequeño con 60 millones de habitantes, tiene un PIB de US$1,411 billones y un PIB per cápita de US$27,538 millones, según cifras del Banco Mundial correspondientes a 2016.

En el primer semestre, las exportaciones nicaragüenses a destinos asiáticos alcanzaron US$116.54 millones, derivados de la venta de camarones, café, langosta, maní, azúcar principalmente, precisa el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Un problema generalizado de la región para exportar a mercados asiáticos  es el cumplimiento de las cuotas, al  exportar a mercados tan grandes como el de China, las capacidades de producción de las empresas se sobrepasan. 

Al respecto, González  recuerda un caso en Puebla en el que la capacidad de producción de un fabricante de salsas no logró abastecer el 4% de la distribución de supermercados en China. 

El especialista advierte: “Cuando hablamos de esos mercados, estamos hablando de mercados donde tenemos que ver a qué mercado hay que entrar y ver la especialización”.

India y Vietnam son mercados  asiáticos con gran potencial que nos son aprovechados por los nicaragüenses y latinoamericanos en general. De acuerdo al Centro de Trámite de las Exportaciones, Nicaragua exportó  a India entre enero y julio de este año US$2.05 millones y US$2.3 millones a Vietnam, cada uno representa poco más de 0.10% de las exportaciones totales del periodo (US$ 1,741.4 millones).

“Son mercados muy atractivos  (India y Vietnam), sin embargo, son muy poco explotados debido al miedo de algo que no se conoce la distancia y porque  creen que es muy difícil y costumbre al sistema que conocemos (el de Estados Unidos), llegar a otras zonas requiere cambios de estructuras e inversión”, expone. 

“El problema es la distancia, pero al final hay que ver esa posibilidad de negocios y ver que es un mercado grande,  el miedo de la imitación de productos, como el de las manufacturas no aplica a nuestra región. Si somos vendedores de materia prima  eso no lo van a imitar, al final de cuantas lo van a comprar a precios competitivos  por la amplitud del mercado”, añadió González.

El presidente de Racni se encuentra en el país para asistir al  noveno Congreso de Red Académica de Comercio y Negocios Internacionales (Racni)  bajo el nombre “Reconversión de los negocios internacionales ante el nuevo orden mundial”. Es la primera vez que Nicaragua es sede de este evento que se realiza anualmente en Latinoamérica.

El noveno congreso se efectuará del 6 al 8 de septiembre en el auditorio central de la Universidad Americana (UAM).  Se espera una asistencia de 200 personas, entre  estudiantes, académicos y empresarios nacionales y extranjeros.

 El objetivo de este congreso es “identificar dónde están las oportunidades en el sector servicios y negocios internacionales,  de forma que podamos integrar nuestra oferta a las cadenas globales de valor”, afirmó Sonia Somarriba, decana de la Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas de la UAM.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus